Síguenos en Facebook

miércoles, 17 de agosto de 2011

Iznatoraf o "la eterna vigía" de Jaén


Iznatoraf, o Torafe, como lo conocen los lugareños, es uno de los pueblos más desconocidos, en mi opinión, de la provincia de Jaén, y es una lástima ya que la belleza de sus calles y las vistas que hay desde sus miradores bien merecen una visita.


Iznatoraf está en el noreste de la provincia de Jaén, a 96 km de la capital y a 5 km de Villacarrillo, en un cerro a poco más de1000 metros de altitud, lo que le ha dado una importancia enorme a lo largo de la historia, sobre todo en el siglo XI, cuando los árabes construyeron una plaza defensiva con sus murallas y alcázar, ya que, gracias a su privilegiada ubicación, podían contemplar grandes territorios, desde las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra Morena, pasando por las Sierras de Alcaraz (Albacete) hasta poder divisar, en días claros, Sierra Nevada.


Los árabes llamaron al lugar Hisn al Turab (castillo del polvo), nombre que evolucionó con el tiempo a Iznatoraf, Iznatorafe o Torafe, de ahí el gentilicio de sus gentes: “torafeños”. El municipio constaba de una gran muralla con 11 torres que daban acceso a la villa a través de 9 arcos que se encontraban en distintos puntos de la misma. Actualmente se conservan algunos lienzos de muralla y 5 arcos de entrada: el arco de la calle Campo, el arco del Comandante Barcina, el arco del Pozo de la Nieve, la Puerta del Arrabal y la Puerta de la Virgen del Postigo.

Fuera de la muralla, estaba el Arrabal, que tuvo que desarrollarse adaptándose al terreno inclinado de la ladera. El resultado fue un entramado de callejuelas estrechas con numerosos recovecos, al igual que lo que había intramuros.


Además de los restos árabes, Iznatoraf posee la Iglesia de la Asunción, llamada con anterioridad Santa María de Iznatoraf, construida en el siglo XIV, posiblemente, sobre la mezquita mayor o aljama de la medina islámica.



A todo esto, hay que añadirle la gracia de sus callecillas estrechas y placitas, ornamentadas con numerosas plantas y macetas que los vecinos cuidan con mimo y esmero. Pasear por sus laberínticas calles rodeados de los colores y el verdor de las plantas provoca en el viajero un encanto especial que lo llevará a descubrir palmo a palmo todo el municipio.






Iznatoraf al fondo con Villacarrillo en primer plano

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

11 comentarios:

dsd mi humilde opinión creo q han faltado fotos nocturnas de este pequeño gran pueblo, y muchas más fotos con calles super estrechas inundadas de macetas!!! ;)

Realmente el pueblo es tan bonito que se podría hacer un montón de entradas con todo tipo de fotos, y aún así, probablemente nos quedaríamos cortos!

Este pueblo me cautivó desde la primera vez que lo visité y en cada ruta pueden encontrarse nuevos recobecos y detalles. Sin duda, de día tiene una imagen expléndida de vistas y panorámocas de nuestros olivares, que nos transportan a la época de la reconquista cristiana. De noche, nos adentra en la imagen de la vida de sus ancestros paisanos paseando por sus estrechas y angostas calles.

Totalmente de acuerdo, Pili. Por cierto, creo que voy a tener que hacer una visitilla nocturna a Iznatoraf para realizar un post de noche.
Gracias por el comentario!

Más bonito no puede ser, orgullosa de ser de este pequeño pueblo pero muy grande a la vez , por su gente por sus calles por su alegría y por su aire puro y freso! VIVAAA IZNATORAF, VIVA TORAFE Y VIVAN LOS TORAFEJOS.

Torafe. El precioso pueblo que me vio nacer.

Siempre hay alguien que quiere masss animo jose luis

Gran error no comentar que Villanueva del Arzobispo está a sus pies y tiene grandes lazos históricos con Iznatoraf..Incluido el Santuario de la Virgen de la Fuensanta

Has evitado hablar de Villanueva del Arzobispo que como por proximidad e historia tiene un vínculo mas fuerte y paisajístico. Eterna vigía es un titulo ya usado por los villanovenses...

Paisanos míos, Pacho y anónimo, tened por seguro que en ningún momento he evitado hablar de Villanueva del Arzobispo, simplemente en este post me centré en Iznatoraf. Mi intención al escribir este tipo de artículos es dar a conocer mi tierra, toda mi provincia, que desafortunadamente muy pocos conocen.

En el futuro (espero que sea más pronto que tarde), intentaré hablar también de VIllanueva del Arzobispo y de su importante Santuario de la Fuensanta, del que guardo muy buenos recuerdos: cuando era pequeño, mi abuela me solía llevar allí en septiembre...

Un saludo y gracias por vuestros comentarios!

Publicar un comentario en la entrada