Adictos a Japón: Los mejores artículos

Vibrante, tranquila, tradicional y ultramoderna. Son algunos de los adjetivos que podemos dar a la tierra del sol naciente. Japón es un país que nunca deja de sorprendernos.

Adictos a Cuba: Los mejores artículos

Porque la isla más grande de las Antillas Mayores es mucho más que playas de aguas de color turquesa, ron, habanos y salsa.

Adictos a viajar por España: Los mejores artículos

Porque en Adictos sabemos que no es necesario ir muy lejos para disfrutar de un viaje maravilloso y emocionante.

Adictos al Turismo Rural: los mejores artículos

Porque los lugares más recónditos, pequeños e insospechados guardan lo que las grandes ciudades no pueden ofrecer

Adictos a China: El Templo del Cielo de Pekín

Actualmente el Templo del Cielo de Beijing forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y uno de los símbolos más representativos de la capital china.

Adictos a los viajes: Desde la ventana de mi avión

El azul del cielo contrastaba con el blanco intenso de la nieve. Las montañas parecían ser acariciadas por ligeras y finas nubes, como si quisieran protegerlas de los rayos del sol.

Síguenos en Facebook

jueves, 21 de junio de 2018

Reynisdrangar: cara a cara con los trolls petrificados de Islandia

Viajar a Islandia es una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida. No sólo por la increíble variedad de paisajes que encontré, sino por las sensaciones que experimenté allí. Islandia está lleno de lugares inhóspitos, solitarios, mágicos, dramáticos, agrestes, agradables, desgarradores... Se me quedan cortos los adjetivos para expresarlo con palabras.

Uno de esos lugares inquietantes que vi fue Reynisdrangar, muy cerca de la pequeña localidad costera de Vik, en el sur de la isla. He de decir que este sitio no es ni por asomo de los más espectaculares de Islandia. Objetivamente, es una playa de arena negra, rodeada de algunos acantilados recubiertos de verde, y con tres formaciones rocosas mar adentro. No es algo extraordinario visto así. Pero si se ve bajo ciertas circunstancias y empiezas a indagar en la historia que se esconde tras las rocas de Reynisdrangar, comienzas a ver las cosas de otra manera y a experimentar sensaciones que van mucho más allá de contemplar esas tres agujas basálticas en mitad del agua.

Rocas de Reynisdrangar
Reynisdrangar, Islandia
Eran las 5 de la tarde de un día lluvioso, muy lluvioso. Un día gris. Gris y ventoso. Llegamos a Vik zarandeados y acariciados por el frío viento. Las gotas de agua, furtivas, iban y venían a merced del aire, cayendo sobre la única parte de nuestro cuerpo que estaba expuesta al exterior: la cara. Caminamos por un pequeño sendero hasta que llegamos a la playa de Vik, que en 1991 fue catalogada como una de las diez playas no tropicales más bellas del mundo. Estaba desierta. Tan sólo un valiente fotógrafo pululaba por allí intentando encontrar el mejor ángulo para su foto, luchando contra la fuerza del vendaval.

Reynisdrangur Islandia
Reynisdrangar, los trolls de Vik
Lo primero que me sorprendió fue la arena. Era arena negra, un color que contrastaba muchísimo con la cresta blanca de las bravas olas del Atlántico Norte. El mar estaba muy enfurecido. El viento no paraba de soplar, las olas no cesaban de romper, unas con otras, vomitando espuma al fundirse con la oscura arena de la orilla. Al levantar la mirada de allí, me di cuenta de que estaba junto a un acantilado pintado de tonos verdosos que contrastaban con el marrón negruzco de la tierra y el blanco cegador de la especie de neblina que nos abrazaba. Tenía la impresión de encontrarme en un escenario de una película de suspense. 

Playa de arena negra en Vik
Playa de arena negra en Vik

Tenía frío, mucho frío. Sentía cómo las gotas de agua se deslizaban plácidamente por mi cara, provocándome incómodas cosquillitas en mis mejillas. El estruendo de las olas le daba un cierto aire dramático a la situación. Y entonces, los vi. Allí estaban ellos, siendo azotados por la rabia del mar, soportando las embestidas de las olas, impasibles, inmóviles, desde que aquel fatídico día quedaron petrificados.
Trolls de piedra de Vik Islandia
Trolls de piedra de Vik, Islandia
Me encontré cara a cara con los tres trolls de Vik: Skessudrangar, Landdrangar y Langhamrar. Aquellos que, según cuenta la leyenda, salieron una noche de sus cuevas y estuvieron arrastrando un barco hasta la orilla. Una empresa que les llevó más tiempo del previsto, por lo que fueron sorprendidos por el día, por la luz del sol, que los transformó en piedra. Y desde entonces, ahí siguen, convertidos en tres grandes agujas de basalto, viendo pasar, impasibles, el tiempo.

Llegados a este punto, me sorprendo de lo mucho que puede cambiar la opinión que nos hacemos de un lugar en función de las emociones que hayamos experimentado al verlo. Lo que objetivamente sólo eran tres rocas apuntando hacia el cielo, para mi se transformaron, cobraron vida, sentido, en medio del vendaval de emociones que son capaces de generar los paisajes de Islandia.


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

martes, 13 de febrero de 2018

El alma de Hong Kong

Volvemos a tener un post invitado de Marco Sansalone, creativo publicitario entre cuyas aficiones está hacer vídeos de viaje y la fotografía. En su última colaboración nos transportó a través de su vídeo a Japón. Ahora, nos llevará a Hong Kong. Muchísimas gracias, Marco, por permitirnos sentir el alma de Hong Kong y compartir tu experiencia con los demás Adictos a los Viajes.

Nuevo viaje, nuevas etapas y siempre Asia. Esta vez un recorrido visitando Taiwán desde Taipei para luego bajar hasta Kaohsiung llegando finalmente a Hong Kong.
          
Esta última etapa ha sido una experiencia intensa y emocionante, exactamente como la ciudad se presenta a los millones de visitantes que cada año pisan su isla principal, la península y las varias islas que le pertenecen (Kowloon, la isla Hong Kong y New Territories).

Situada al sureste de China con el nombre oficial de “Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China”, la ciudad destaca por ser una de las más modernas y densamente pobladas del mundo (más de 7 millones de habitantes).

La ciudad de Hong Kong cuenta con numerosas atracciones turísticas para visitar, desde los típicos centros comerciales hasta las mercados nocturnos, pasando por templos y rutas a través de barrios famosos por su arquitectura de inmensos rascacielos. No hay motivo alguno para aburrirse, la ciudad es entretenida y hay algo que va más allá de lo que es el típico destino asiático.

Hong Kong es un concentrado de tradición y cultura china junto a una influencia británica, por su presencia en el pasado.

En mi experiencia he intentando seguir una ruta compuesta de lugares conocidos, aprovechando el contacto con gente local debido a que en Hong Kong se habla bastante inglés.

Una de las mejores maneras para disfrutar de unas vistas impresionantes de Hong Kong es el Victoria Peak (Cumbre Victoria). A través de un antiguo tranvía es posible subir a la zona alta de la isla para luego ver lo poderosa que es Hong Kong. Isla y península a tus pies.

Victoria Peak
Victoria Peak
El puerto, con su Avenida de las Estrellas, es una típica visita. Lo que me gustó fue el espectáculo nocturno “Symphony of Lights” (el concepto de proyecciones es interesante, pero la música y la locutora de fondo, decepcionantes. Muy años 80-90).

Symphony of Lights
Symphony of Lights
Detrás de su conocida faceta comercial, Hong Kong esconde también su lado religioso, en el que destacan sus templos. En sitios como el Man Mo Temple y el Wong Tai Sin Temple el tiempo parece pararse y te quedas mirando como los hongkoneses están concentrados en sus rituales rezando.

Wong Tai Sin Temple
Wong Tai Sin Temple
Saliendo de la isla de Hong Kong es posible explorar otra isla para quedarse asombrados por su inmenso buda. Hablamos de la isla de Lantau, la más grande y la más tranquila (solo 45 mil habitantes) en la cual es posible ver el gran Tian Tan Buddha. Un largo recorrido por escaleras llevan a lo más alto, frente a un imperioso buda rodeado de seis estatuas de bronce, conocidas como “La Ofrenda de los seis Devas”.

Lantau
Lantau
La performance de Kung Fu en el Kowloon Park representó, en mi viaje, la transición de la parte religiosa histórica a la Hong Kong moderna de edificios y mercados nocturnos.

Kung Fu en el Kowloon Park
Kung Fu en el Kowloon Park
 Ahora tocaba visitar las zonas urbanas densamente habitadas conocidas como “Public housing” (viviendas sociales), ya que Hong Kong tuvo que tomar medidas importantes para gestionar la vivienda de sus poblaciones. Edificios inmensos con viviendas de pequeño tamaño para vivir. Estos grandes aglomerados se caracterizan por su interesante aspecto arquitectónico, hasta tal punto de que muchos de ellos son metas de visitas para instagramers. Entre ellos destaca el Nam Shan Estate, un conjunto de edificios de color dominante verde con un parque situado encima de un mercado.

Nam Shan Estate
Nam Shan Estate
Entre mis preferidas está la Choi Hung Estate, la vivienda social más antigua en Hong Kong. Un local me dijo que los tonos de sus colores hacen referencia al arcoíris, para que pueda elevar los espíritus de los residentes.

Choi Hung Estate
Choi Hung Estate
El Ping Shek Estate es otro gran edificio. Desde el interior es posible apreciar una infinita cantidad de plantas que rodean de forma cuadrada un pozo de luz, dando lugar a una vista impresionante.

Ping Shek Estate
Ping Shek Estate
La Montane Mansion es popular entre fotógrafos por su perfecta simetría, que permite sacar fotos muy interesantes. Con un “plano nadir”, mirando hacia el cielo, las numerosas ventanas crean un efecto casi claustrofóbico.

Montane Mansion
Montane Mansion
Otra manera de vivir la isla de Hong Kong, sus calles y la gente es subiéndose a un tranvía. Conocidos entre locales por el nombre de “Ding Ding”, estos tranvías han sido una forma de transporte durante más de 110 años. Montarse y recorrer una línea o más por la isla es una experiencia interesante.

Tranvía de Hong Kong
Tranvía de Hong Kong
Hong Kong nunca pierde su ritmo, ni siquiera de noche. A estas horas es posible visitar muchos mercados. Entre los más conocidos están el Temple Street Market o el Ladies Market. Este último me llamó la atención por su cantidad de gente y músicos callejeros. Puro entretenimiento teniendo en cuenta las cosas absurdas y raras que te puedes encontrar.

Mercado nocturno Hong Kong
Mercado nocturno Hong Kong
En definitiva, como ya dije, Hong Kong es una mezcla de culturas, gente, comercios y tradiciones. Un lugar en el cual oriente y occidente se encuentran dando vida a una mezcla fascinante. En nada es posible pasar entre tradiciones antiguas a la modernidad. Una ciudad con un alma potente y vibrante que merece la pena visitar. Un alma que he intentado trasmitir en mi vídeo “The Powerful Soul of Hong Kong”.

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Linces y birdwatching en la sierra de Andújar

Como ya sabréis todos los que me seguís en mis aventuras por el mundo, soy un amante de la naturaleza y un enamorado de mi tierra, Jáen, ese pedacito de Andalucía que me vio nacer. Mi vida siempre ha estado vinculada al Parque Natural de Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, pues Villacarrillo, mi pueblo, está ahí. Pero hoy no voy a hablar de eso. Hoy toca hablar de otro de los parques naturales que tenemos en Jaén. Me refiero al Parque Natural de Sierra de Andújar.

Sierra de Andújar río Jándula
Sierra de Andújar: río Jándula
Cuenta con casi 75000 hectáreas que albergan los bosques mediterráneos mejor conservados de Sierra Morena. Ahí habitan 49 especies de mamíferos, 178 de aves, 21 de reptiles, 14 de aves y 10 de peces continentales. La mayor parte de las especies de grandes y medianos mamíferos que viven en la península Ibérica se encuentran representados en la Sierra de Andújar. Además, por sus características especiales (vegetación, tipo de suelo...) se ha convertido en uno de los últimos refugios de especies en serio peligro de extinción, a nivel nacional e incluso mundial, como es el caso del lince ibérico.
Ciervo en sierra de Andújar
Ciervo en sierra de Andújar
Así pues, teniendo en cuenta la incuestionable riqueza natural de la Sierra de Andújar, una de las actividades más importantes que podemos hacer allí es disfrutar de la observación de aves (birdwatching) y otros animales. En mi caso, estuve dos días recorriendo parte de la sierra con el equipo de Iberus Birding & Nature, unos auténticos especialistas del ecoturismo con quienes aprendí diversos aspectos geológicos, paisajísticos y naturales de la zona.

Sierra de Andújar
Sierra de Andújar
Equipados con telescopios y prismáticos de gran alcance, nos pusimos en marcha con el 4x4, con el objetivo de ver las especies "estrella" del parque: el águila imperial, el águila real, el buitre negro, la nutria y el lince ibérico.

Buitre negro en sierra de Andújar
Buitre negro en sierra de Andújar
No era mi primera experiencia avistando animales, pues fue algo que ya hice en Burkina Faso, pero sí que era mi primera vez avistando aves o haciendo "birdwatching", como lo llaman los entendidos en la materia. La verdad es que fue una experiencia de lo más interesante.

Gorrión chillón en sierra de Andújar
Gorrión chillón en sierra de Andújar
A la mayoría de los mortales, cuando vamos a la montaña o al campo se nos pasan desapercibidos numerosos detalles del paisaje y el canto de los pájaros, pero ¿te imaginas que te digan qué ave es la que está cantando en ese momento o que ese punto negro que está sobre el pico de una roca que tienes enfrente de ti (y que para ti tan solo es una mancha) es un buitre negro? Pues sí, haciendo birdwatching con especialistas es posible. Es tal el conocimiento que tienen del terreno, de la fauna y de la flora del lugar que es una de las actividades de ecoturismo que hay que hacer sí o sí en una visita a la Sierra de Andújar de Jaén. A veces te sientes un poco torpe, sobre todo cuando te dicen "mira, un martín pescador" y tú te vuelves loco buscando y mirando con los prismáticos para ver al pajarillo sin éxito alguno. Menos mal que están sus telescopios...

Escribano montesino en sierra de Andújar
Escribano montesino en sierra de Andújar
Por cierto, durante mis jornadas de birdwatching en la Sierra de Andújar, también aprendí una técnica fotográfica nueva: el "digiscoping".

Martín pescador en sierra de Andújar
Martín pescador en sierra de Andújar. Imagen tomada mediante "digiscoping"
Como a veces la gente no cuenta con un equipo fotográfico profesional ni con teleobjetivos potentes para fotografiar pájaros y animales que están a grandes distancias, existe una peculiar forma para dar fe de lo que has visto. Consiste en hacer una fotografía de lo que ves a través del telescopio. Si tienes mal pulso, mejor pídeselo a alguien que tengas al lado, porque no es tarea fácil, sobre todo las primeras veces. Yo era incapaz de enfocar al pájaro y, cuando lo conseguía, salía volando. Menos mal que estaba Inma, de Iberus, que me echaba una mano. Los resultados no son evidentemente comparables a los obtenidos por equipos profesionales, como los de mi compañero Alfonso de "El ecoturista", pero estas fotografías tienen su gracia. Aquí uno de mis intentos con el digiscoping.

Águila imperial en sierra de Andújar
Águila imperial en sierra de Andújar. Imagen tomada mediante "digiscoping"
Además de aves, en la sierra de Andújar pude avistar ciervos, gamos, muflones y... la joya de la corona de este parque natural: el lince ibérico. Hay que echarle paciencia y ser consciente de que ver el lince ibérico es como ver las auroras boreales en Islandia: nadie te puede asegurar que las vayas a ver, por muy buenas predicciones que haya.

Lince en la sierra de Andújar
Lince en sierra de Andújar
En mi caso, tuve suerte, al igual que con las auroras, pues también lo vi. Fue al final del día, la luz iba desapareciendo, llevábamos más de una hora esperando que apareciera ese pequeño gran gato que tantas veces había dibujado de pequeño. Al principio, estábamos muy animados y éramos optimistas, pero conforme avanzaba el tiempo y empezaba a caer la noche, una vocecita en mi interior me decía que no iba a tener la suerte de ver el lince ibérico. He de confesar que estaba ya casi resignado. Pero, de repente, Inma dijo "¡está allí, allí está". Y efectivamente, allí estaba. Lejos, pero perceptible a simple vista. El lince cruzaba tranquilo una extensión de terreno, ajeno a nuestra alegría y a nuestra satisfacción. Como es de imaginar, fui incapaz de tomar alguna foto. Me quedé paralizado, embobado. Todo fue muy rápido. Se dejó ver poco, pero lo suficiente como para poder contemplarlo y para que mi compañero Alfonso lo grabara. Él sí que consiguió fotografiar e incluso grabar el lince ibérico en sierra de Andújar. También el equipo de Iberus pudo sacarle algunas fotografías.

Lince en la sierra de Andújar
Lince en la sierra de Andújar
Otro sueño hecho realidad, y este en mi tierra, en Jaén, uno de los paraísos naturales de España.

Después de todo esto, ¿verdad que te están entrando ganas de venir a la Sierra de Andújar y poder contemplar uno de los animales más amenazados del planeta? Es un lujo que tenemos muy muy cerca. Aprovechémoslo.

He de agradecer a Iberus Birding & Nature la cesión de sus fotos para ilustrar este post. Sin su ayuda no hubiera sido posible. Si os gustan las fotos, imaginad lo que es poder contemplar estos animales en vivo y en directo.

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

martes, 17 de octubre de 2017

Qué ver en Bremen

Bremen es una ciudad ubicada en el noroeste de Alemania que, junto al puerto de Bremerhaven, forma el estado federado más pequeño de los 16 que componen la República Federal de Alemania. Está a unos 95 km de Hamburgo y, si bien tiene una población de casi 550 000 habitantes, es una ciudad muy fácil de visitar, pues sus lugares de interés están muy concentrados en torno a su casco antiguo.

Que ver en Bremen
Qué ver en Bremen: Ayuntamiento y Catedral

Para visitar Bremen se puede tomar como punto de partida la Plaza del Mercado (Marktplatz), donde se encuentran dos de las grandes joyas de la corona de esta ciudad: el Ayuntamiento de Bremen y la estatua de Rolando, ambos monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004.

Así pues, colguémonos la mochila, la cámara de fotos y hagamos nuestra particular visita a Bremen.

El Ayuntamiento de Bremen

La construcción del Ayuntamiento de Bremen, situado en la Plaza del Mercado de Bremen, se remonta a los años 1405 y 1410, aunque la fachada que vemos hoy en día se construyó en el siglo XVII siguiendo el estilo Renacimiento Wesser. Está considerado como uno de los ayuntamientos más bonitos de Alemania. El Ayuntamiento cuenta con una bodega con más de 600 años de antigüedad donde se guardan 650 tipos de vino alemán.

Ayuntamiento de Bremen
Ayuntamiento de Bremen

Los músicos de Bremen

¿Quién no ha oído alguna vez hablar de este cuento de los hermanos Grimm? Visitar Bremen es encontrarse casi en cada esquina con alguna referencia a estos animalitos (un burro, un perro, un gato y un gallo). La escultura más famosa se encuentra en la parte oeste del Ayuntamiento. Se trata de una obra realizada en bronce por el artista Gerhard Marcks en 1951. No dudes en tocar las patas del burro, la tradición dice que trae suerte, pero si lo haces, hazlo con las dos manos, pues si lo haces con una los habitantes de Bremen darán por hecho que eres un asno más que está saludando a otro asno.

Escultura de los músicos de Bremen
Escultura de los músicos de Bremen

La estatua de Rolando

Hay estatuas de Rolando en varias ciudades que formaron parte del Sacro Imperio Romano Germánico que simbolizan los derechos de las ciudades. La de Bremen es, según la mayoría de las fuentes, la más antigua. Podríamos decir así que la estatua de Roland o Rolando es la "estatua de la libertad" de Bremen. Situada en la Plaza del Mercado, casi a los pies del Ayuntamiento, esta estatua representa la libertad y el derecho de Bremen. La primera estatua que recibió Bremen era de madera. No obstante fue quemada por los guerreros del arzobispo de Bremen en 1366. La siguiente que recibió en 1404 ya fue de piedra.

Estatua de Rolando Bremen
Estatua de Rolando, Bremen
En ella podemos ver la espada de Durandarte, símbolo de la justicia, y el escudo con el águila imperial bicéfala, donde se puede leer una inscripción que hace alusión a la independencia y derechos otorgados a esta ciudad: "La libertad os anuncio / que Carlomagno y otros príncipes / han dado a esta ciudad / darle gracias a Dios es mi consejo". Cuenta la leyenda que mientras la estatua de Rolando esté en pie en Bremen, la ciudad seguirá siendo libre e independiente. No es de extrañar entonces que haya una copia exacta en los sótanos del Ayuntamiento para que pueda alzarse en caso de necesidad.


escudo y espada de Rolando Bremen
Escudo y espada de Rolando

Schütting

No dejamos la Plaza del Mercado, pues enfrente del Ayuntamiento podemos ver un edificio levantado en el siglo XVI al estilo de las construcciones renacentistas de Flandes. Se trata del Schütting de Bremen, la sede de la Cámara de Comercio de Bremen.
Schütting, Cámara de Comercio de Bremen
Schütting, la Cámara de Comercio de Bremen

La catedral de Bremen

La catedral de San Pedro de Bremen, también conocida como Dom St. Petri, es una iglesia evangélico-luterana que tiene más de 1200 años de historia. También está situada en la Plaza del Mercado.
Fachada de la Catedral de Bremen
Fachada de la Catedral de Bremen

Interior del Dom de St. Petri, Bremen
Interior del Dom de St. Petri, Bremen

Vista de la nave central de la Catedral de Bremen
Vista de la nave central de la Catedral de Bremen

La calle Böttcherstrasse

Entre la Marktplatz de Bremen y el río Weser, se encuentra la Böttcherstrasse, una calle de 110 metros de longitud que se ha convertido en una de las atracciones culturales más importantes de Bremen
Edificio en la Böttcherstrasse
Edificio en la Böttcherstrasse
La mayoría de sus edificios fueron levantados entre 1922 y 1931 siguiendo un estilo arquitectónico llamado Expresionismo en ladrillo. Alberga tiendas, restaurantes, talleres de artes y oficios, el casino de Bremen, un carrillón de 30 campanas de porcelana, un hotel y varios museos, como el dedicado a la pintora Paula Modersohn-Becket, cuyas obras representan el comienzo de la época moderna en Alemania.
Museo en la Böttcherstrasse
Museo en la Böttcherstrasse

El barrio Schnoor

Parece mentira que durante el siglo pasado este fuera el barrio más pobre de Bremen, dado lo angosto de las calles que no permitía que el tráfico circulara por ellas y la falta de higiene. Menos mal que en los años 60 se decidió reformar y rehabilitar esta zona que, en mi opinión, es uno de los lugares más bonitos de Bremen.


Barrio Schnoor, Bremen
Barrio Schnoor, Bremen
Schnoor es el barrio más antiguo de Bremen y está formado por casas centenarias, construidas en los siglos XV (las de más edad), XVII y XVIII, que se van entrelazando unas con otras como si estuvieran en un cordel (de ahí el nombre que recibe el barrio en bajo alemán: Schnoor). Pasear por sus callecitas es de lo más agradable. Encontrarás pequeñas tiendas de artesanía, negocios de arte, cafeterías con encanto, restaurantes, museos... Si visitas Bremen, no te vayas sin dar una vuelta por este coqueto barrio, que, si bien parece que está algo apartado de la Plaza del Mercado, está muy cerca y bien señalizado para llegar a él.


Barrio Schnoor, Bremen
Placita en el barrio Schnoor, Bremen

Mapa con los lugares que ver en Bremen




El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Tren Maglev Shanghai: volando gracias a la levitación magnética

Llegué al Aeropuerto Internacional de Shanghai Pudong procedente de un vuelo de Xian. Se acercaba la última etapa de mi viaje a China. Las fuerzas ya flaqueaban un poquito, como pudo comprobar la gente que me vio pegarme una culada contra el suelo cuando quise echarme la mochila a la espalda, justo después de recogerla de la cinta de equipajes. En aquel momento quise que me tragara la tierra, al igual que lo deseé días después en el autobús para ir de Suzhou a Tongli.

tren maglev shanghai
Tren de levitación magnética Maglev Shanghai

Para ir del aeropuerto de Shanghai Pudong a la ciudad de Shanghai se puede tomar el metro, el taxi o uno de los trenes más rápidos del mundo, el Maglev Shanghai, un tren de alta velocidad mediante levitación magnética, es decir, un tren que no va por raíles, se desplaza “volando” gracias a tremendos campos magnéticos.
Tickets tren maglev shanghai
Ventanilla para comprar los tickets del Maglev Shanghai en el Aeropuerto de Pudong
Desde que supe de su existencia, quería probar esta experiencia. Quería darme el capricho. No todos los días se puede tomar un tren y “levitar” con él. Viajar en el tren Maglev es caro (50 yuanes, unos 6,50 euros), teniendo en cuenta que el trayecto en metro cuesta unos 6 yuanes (no llega a 80 céntimos de euro). Además, la duración del trayecto del Maglev es de tan sólo 7 minutos y medio. Así que el viaje se pasa volando. Me paro a pensar y me quedo con la boca abierta al pensar que hace los 30 km que separan el Aeropuerto de Pudong de Shanghai en solo este tiempo. (Inciso dirigido a mis amigos de toda la vida y familiares para que se hagan una idea de las velocidades y el tiempo de este trenecito: imaginad hacer el trayecto de Villacarrillo, nuestro pueblo, a Úbeda en tan sólo ¡7 minutos y medio! ¡Es de locos!). 
velocidad tren levitacion magnetica shanghai
Velocidad del tren Maglev Shanghai
La velocidad máxima que alcanza es de 431 km/h (la del tren de Alta Velocidad Española, el AVE, es de 300km/h). Esta velocidad la adquiere aproximadamente a unos 3 minutos y medio de haber comenzado a andar. Luego la velocidad va descendiendo. En total, la velocidad media del viaje es de unos 240 km/h. No está nada mal, ¿verdad?


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

viernes, 10 de marzo de 2017

Qué hacer en Hamburgo, con sol o con lluvia

Hoy tenemos un post invitado de una pareja de viajeros argentinos. Ellos son Pablo y Cecilia, del blog El mundo de a dos. De su mano ponemos rumbo a la ciudad alemana de Hamburgo, donde, tal y como nos explican, hay bastantes cosas por ver (tanto si llueve como si no). Muchas gracias, Pablo y Cecilia, por compartir vuestra experiencia con el resto de Adictos a los viajes.

A orillas del río Elba en el norte de Alemania, encontramos la hermosa ciudad de Hamburgo. Dueña de una historia muy rica que se puede remontar hasta los días de Carlomagno. Hoy en día es la segunda ciudad más poblada de Alemania (7a en la UE) y el segundo puerto más importante de Europa.

Se la describe como la “ciudad del agua”, por sus ríos, lagos y canales. Pero la ironía del destino la llevaría a sufrir múltiples incendios. Su nombre completo es “Ciudad libre y hanseática de Hamburgo”, en alusión a que es una ciudad estado (autogobernada) y a su pasado como miembro de la Liga Hanseática. Es una ciudad orgullosa y con carácter que supo sobreponerse a las adversidades y hoy ostenta una economía pujante.

Hamburgo tiene mucho para ofrecer y muchos secretos por descubrir. Lo cual sumado a su belleza intrínseca la convierten en un muy buen destino para conocer. Eso sí, la cercanía del mar del Norte se hace notar y el clima puede llegar a ser muy cambiante.

Por eso, en este post te contamos qué hacer en Hamburgo con buen clima, pero también una lista de cosas para hacer si llueve. De esta forma estaremos preparados y podremos aprovechar todos los días. También te contamos algunos consejos y secretos que sólo los conoce quien ha vivido allí ;)

Antes de empezar, queremos decirles que las listas no están ordenadas por la importancia del lugar/atracción. El orden se debe principalmente a la cercanía de unas con otras, lo cual puede facilitarles la planificación del recorrido que quieran hacer.

Dicho esto, vamos a lo nuestro.

Qué hacer en Hamburgo si hay buen clima

  • Visitar el Rathaus y la Alster. El centro de la ciudad es un buen lugar para comenzar. El Rathaus (ayuntamiento en alemán) es uno de los edificios más lindos y famosos y su interior se puede visitar.
Rathaus de Hamburgo

A pocos metros encontraremos el lago Inneralster (Alster interior). Un pequeño lago artificial en el centro de la ciudad que se conecta con otro lago mucho más grande llamado Aussenalster (Alster exterior). Si bien parecen lagos, en verdad forman parte del río Alster, que luego continúa por canales hasta desembocar en el Elba, al otro lado de la ciudad. Es un lugar muy lindo para caminar y sentarse en las escalinatas a comer algo y disfrutar del sol. 

Alster interior

Alster exterior
  • Paseo en Barco por la Alster. Sobre las escalinatas a orillas del Alster interior encontraremos una casilla donde poder comprar un paseo en barco. Hay distintos recorridos que pasan por los dos lagos y luego se meten por los canales de la ciudad. Nosotros no llegamos a hacerlo pero nos lo recomendaron.
Canales del antiguo puerto de Hamburgo
  • Visitar el Memorial de St. Nikolai. En este lugar solía estar la iglesia de St. Nikolai destruida por una bomba en la Segunda Guerra Mundial. Solamente quedó en pie su torre y el lugar transmite un sentimiento muy especial. Es el edificio más alto de todo Hamburgo y actualmente se están haciendo obras para que la gente pueda subir.
  • Visitar el puerto. Una visita obligada si van a ir la ciudad que es el segundo puerto más grande de Europa. La estación de trenes/metro que los deja es Landungsbrücken. Allí podrán ver la fragata/museo Rickmer Rickmers, el submarino soviético B-515 y frente a ustedes una parte del actual y enorme puerto de containers.
Puerto de Hamburgo
  • Bajar el Elbtunnel. Una vez en el puerto podemos visitar el antiguo túnel que conecta las dos orillas de río Elba. Fue construido hace más de 100 años y sigue operando hoy en día. En la segunda guerra mundial sirvió de refugio a los habitantes de Hamburgo. Hoy en día puede pasar desapercibido si no miramos con atención.
  • Tomar un ferri por el puerto. Este es un dato poco conocido. La ciudad de Hamburgo cuenta con varias líneas de ferris que funcionan como transporte público. Por tanto si ya tenemos un ticket para viajar en el día, podemos subirnos sin pagar extra. De lo contrario podemos comprarlo en las maquinitas que hay en el puerto (como el boleto de tren). Tenemos que tomar el ferri de la línea 62, que suele salir del muelle 3 (Brücke 3). 
Salida de ferry en el puerto de Hamburgo
Esta línea tiene un recorrido corto a lo largo del Elba con lo que podremos apreciar las dársenas del puerto, el mercado de peces, etc. Además de esta forma podremos tener la mejor vista de la nueva Filarmónica de Hamburgo. El ferri termina su recorrido en Finkenwerder y luego vuelve, por lo que nos podemos bajar en donde subimos. El recorrido dura alrededor de 1 hora en total y es el paseo más económico que van a encontrar.

Puerto de Hamburgo con la Filarmónica de fondo

  • Visitar la iglesia St. Michaelis. Esta iglesia tiene dos atractivos por los cuales vale la pena visitarla. En primer lugar su interior es hermoso. A diferencia de otras iglesias que suelen ser oscuras y lúgubres, St. Michaelis es blanca y con detalles dorados que hacen que todo brille. 

Interior de la iglesia de St Michaelis

En segundo lugar y más importante, su torre nos ofrece la mejor vista de Hamburgo que se puede tener. Su torre es uno de los puntos más altos de la ciudad y puede ser vista dese muchos lugares, en particular desde el puerto. 

Vistas desde la iglesia de St Michaelis
  • Hacer un Free Walking Tour. Para quienes no los conocen son tours con guía que se hacen caminando y al final se pasa la gorra y cada quien paga lo que le parece. Nosotros hicimos dos: el del centro de la ciudad y el del barrio de Sankt Pauli, ambos muy recomendables. En ellos podrán enterarse de la historia y un montón de datos de color sobre esta ciudad. La empresa que los auspicia se llama “Robin and the Tourguides”. La elegimos porque ofrece los tours en español. 
  • Visitar la Reeperbahn en Sankt Pauli. Es básicamente donde se concentra la fiesta. Desde discotecas, bares y restaurantes hasta clubes nocturnos y prostíbulos. El centro de todo esto es donde la avenida Reeperbahn se cruza con la calle Grosse Freiheit (gran libertad). Allí encontraremos también el monumento a Los Beatles, ya que fue en estos bares donde comenzaron su carrera. El mejor momento para visitarlo es claramente de noche cuando la gente llena sus calles y brillan las luces de colores.
  • Ir al zoológico. Si ya han recorrido toda la ciudad y aún tienen tiempo pueden darse una vuelta por el jardín zoológico de Hamburgo. Se llama Tierpark Hagenbeck y es un lindo paseo. Tiene también un acuario cuya entrada se paga aparte. 
Acuario de Hamburgo

Qué hacer en Hamburgo si llueve

  • Visitar el Miniatur Wunderland. Es el complejo de trenes a escala más grande del mundo. Con 1500 m2 de maquetas y en constante ampliación es una de las visitas obligadas de Hamburgo. El lugar nos encantó. Entre sus múltiples sectores se destacan los Alpes suizos y un aeropuerto completo a escala. Todo está en movimiento y las luces del edificio simulan el paso del día (se hace de noche y las luces de las maquetas se encienden). Imperdible. 
Maqueta de los Alpes con trenes en miniatura

Aeropuerto en miniatura
  • Ir al Hamburg Dungeons. Justo al lado del Miniatur Wunderland encontramos otra atracción, en este caso de terror. Se trata de un paseo temático por distintas épocas de Hamburgo con actores reales. No les podemos contar nuestra experiencia porque no fuimos pero es muy promocionado. Sólo apto para valientes.
  • La Filarmónica del Elba. El edificio más icónico y a la vez más controversial de Hamburgo. Mientras estábamos en la ciudad seguía en construcción pero se inauguró a principios de este año. Cuenta con un mirador del puerto (de entrada gratuita) y visitas guiadas por el edificio. 
  • Recorrer el Museo Marítimo. Esta ciudad con años de historia naval es muy bien correspondida por su museo. Un edificio enorme de nueve pisos en los que encontraremos modelos a escala, exploración marina, guerras navales, navegación moderna y más. Un museo muy completo e interesante que vale la pena ver.
Barcos a escala en el Museo Marítimo
Barco construido con legos en el Museo Marítimo

  • El Shopping Europa Passage. Si les aburren los museos y prefieren ver vidrieras, el Europa Passage es una buena alternativa. Sobre todo si la lluvia nos toma de sorpresa en el centro. Ubicado a pocos metros del ayuntamiento (Rathaus) es el shopping más grande de Hamburgo.
  • Ver un musical. Hamburgo es también famoso por sus musicales de nivel internacional. Destacan las superproducciones de Disney del Rey León y Aladino que dan funciones durante todo el año. Unos espectáculos increíbles aunque nada económicos.
  • Visitar el Acuario. Dentro del zoológico de Hamburgo está su acuario. Si bien están juntos las entradas se pueden comprar por separado y es otra opción para un día de lluvia. Allí podremos pasar un rato con los lémures, o ver tiburones en el enorme tanque central.

Dónde comer o tomar algo en Hamburgo

Por último, les dejamos un plus para cuando les agarre hambre de tanto recorrer. Por supuesto todo dependerá de dónde estén y qué momento del día sea. En esta sección les comentamos los lugares que más nos gustaron.
  • Restaurantes a la calle. Si están cerca del puerto de Hamburgo, un lugar muy recomendable para ir a comer es la calle Ditmar-Koel-Strasse y alrededores. La zona está llena de restaurantes y locales españoles, italianos y latinoamericanos uno al lado del otro. La mayoría están abiertos a la calle y sacan sus mesas a la vereda. Un ambiente muy lindo y muy concurrido.
  • Comer en el centro. En los alrededores del Rathaus y del Europa Passage hay muchos locales de comida rápida. Si el día está lindo les recomendamos bajar al patio de comidas del shopping, pedir comida para llevar y sentarse en las escalinatas de la Alster interior.
Escalinatas en el Alster exterior
  • Tomar algo en el centro. Si quieren disfrutar de una copa o cerveza con amigos en el centro les recomendamos ALEX. Está justo a orillas de la Alster interior luego de las escalinatas.
  • Tomar algo en un bar. Si buscan un bar descontracturado, para ir con amigos y pasar un buen rato vayan a la calle Susannenstrasse, donde se cruza con la Schulterblatt. Suelen ser bares o cafés más pequeños y económicos. Les recomendamos el bar Berliner Betrüger.
  • Tomar algo con la mejor vista. Si quieren tomar unos tragos con una vista espectacular deben ir al Tower Bar, en el Hotel Hafen Hamburg. Un bar a 62 metros de altura frente al puerto de Hamburgo.
  • El mejor helado. La mejor heladería que pueden encontrar está dentro del Europa Passage. Se llama L’italiana Eiskiosk y tienen el mejor helado que probamos en Hamburgo.
Esperamos que esta lista les sea útil para cuando visiten Hamburgo. Abajo nos pueden escribir para contarnos cuál fue el lugar que más les gustó y si agregarían algo más.

Los autores

Pablo y Cecilia son una pareja de argentinos que piensan que viajar y conocer lugares nuevos te abre la mente. Y te ayuda a entender un poco este mundo en el que vivimos. Para ellos un viaje no es un gasto sino una inversión. Actualmente viven cerca de Frankfurt, Alemania y dirigen su blog de viajes elmundodeados.com