Adictos a Japón: Los mejores artículos

Vibrante, tranquila, tradicional y ultramoderna. Son algunos de los adjetivos que podemos dar a la tierra del sol naciente. Japón es un país que nunca deja de sorprendernos.

Adictos a Cuba: Los mejores artículos

Porque la isla más grande de las Antillas Mayores es mucho más que playas de aguas de color turquesa, ron, habanos y salsa.

Adictos a viajar por España: Los mejores artículos

Porque en Adictos sabemos que no es necesario ir muy lejos para disfrutar de un viaje maravilloso y emocionante.

Adictos al Turismo Rural: los mejores artículos

Porque los lugares más recónditos, pequeños e insospechados guardan lo que las grandes ciudades no pueden ofrecer

Adictos a China: El Templo del Cielo de Pekín

Actualmente el Templo del Cielo de Beijing forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y uno de los símbolos más representativos de la capital china.

Adictos a los viajes: Desde la ventana de mi avión

El azul del cielo contrastaba con el blanco intenso de la nieve. Las montañas parecían ser acariciadas por ligeras y finas nubes, como si quisieran protegerlas de los rayos del sol.

Síguenos en Facebook

martes, 26 de mayo de 2015

Hotel Calípolis, un hotel con vistas al mar en Sitges

Todas mis excursiones a Sitges, uno de los pueblos con más encanto de la costa de Barcelona, habían sido hasta ahora de un día. Y digo hasta ahora porque hace poco tuve la oportunidad de pasar un fin de semana en Sitges y alojarme en uno de sus hoteles, el Hotel Calípolis.
Vistas al mar desde el Hotel Calípolis Sitges
Vistas al mar desde el Hotel Calípolis Sitges
El Calípolis es un hotel de 4 estrellas situado en el centro de Sitges, en primera línea de mar. Es uno de los hoteles de Sitges más veteranos, con muchos años de historia a sus espaldas (se fundó a principios de la década de los 50), lo cual no quiere decir que sea un establecimiento anticuado. Al contrario, se ha ido remodelando y adaptando a los nuevos tiempos, y ahora luce un aire moderno.

Fachada del Hotel Calípolis Sitges
Fachada del Hotel Calípolis Sitges
En sus inicios fue el primer hotel de la cadena Hesperia, aunque hoy en día la gestión es privada. Cuenta con 170 habitaciones que pueden llegar a acoger a cerca de 400 personas en julio y agosto, principalmente clientes francófonos, británicos, rusos, alemanes y, cada vez más, norteamericanos, procedentes de grandes cruceros. Dado que la temporada alta se da en los meses de verano, quizás podría pensarse que este hotel sitgetano cierra sus puertas en las épocas de menor ocupación, como es el invierno, pero no es así, ya que la localidad presenta una gran afluencia de viajeros de negocios durante todo el año. Para hacernos una idea, un dato: Sitges es la segunda localidad donde más congresos y convenciones se celebran en Cataluña. Además, muchos de los clientes que viajan por trabajo a Barcelona prefieren alojarse en Sitges antes que en la ciudad condal, teniendo en cuenta la cercanía entre ambas ciudades (38 km), el tranquilo ambiente que se respira en ella, su patrimonio cultural (Cau Ferrat, Palau Maricel...) y el buen tiempo que la caracteriza. El macizo del Garraf tiene mucho que ver en esto, pues provoca un microclima que hace que tenga más de 300 días de sol al año.
Recepción del Hotel Calípolis Sitges
Recepción del Hotel Calípolis Sitges
Además, el Hotel Calípolis cuenta con 8 salas de reuniones y ofrece una importante oferta gastronómica y de restauración gracias a su Bar Terraza, en el exterior, junto a la piscina; a su Restaurante Mirador, con buenas vistas al mar; o el Restaurante Ágora, que ofrece una selecta carta de cocina mediterránea.  Además, cuenta con el Lizard CLC, que dejó atrás sus orígenes de restaurante (donde comieron personas de la talla del rey Don Juan Carlos) para convertirse en un lugar de referencia de la noche de Sitges, donde se celebran eventos temáticos y se puede escuchar música en directo. Con todo ello se están consolidando como una zona de restauración de referencia en la zona del Garraf.
Restaurante Mirador. lugar de desayuno del Hotel Calípolis Sitges
Restaurante Mirador. lugar de desayuno del Hotel Calípolis Sitges
Durante mi estancia en el Hotel Calípolis me alojé en una Habitación Doble con vistas al mar (también las hay con vistas a la montaña) de la tercera planta.

Habitación Doble con vistas al mar Hotel Calípolis Sitges
Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges

Detalle de bienvenida del Hotel Calípolis Sitges
Detalle de bienvenida del Hotel Calípolis Sitges
Hago hincapié en lo de "con vistas al mar", ya que ha sido uno de los detalles que más me han gustado de este hotel. He estado en algunos hoteles que se vendían como que tenían "vistas al mar" y al subir a la habitación te llevabas la sorpresa de que sí, efectivamente, tenían vistas al mar, que veías con ayuda de unos buenos prismáticos. Bueno, quizá estoy exagerando (la vena andaluza me tiene que salir por algún sitio), pero lo que quiero destacar es que desde la habitación del Hotel Calípolis se veía el mar casi a tus pies, a tan solo unos metros de distancia.

Vistas al mar desde la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Vistas al mar desde la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Además, la habitación cuenta con una terraza bastante grande, con una mesa y dos sillas, para disfrutar aún más la experiencia.

Terraza de la Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges
Terraza de la Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges
Además, contaba con un amplio ventanal que dejaba entrar muchísima luz natural (que no cunda el pánico entre los que necesitan dormir con la máxima oscuridad posible, como es mi caso, ya que cuenta con cortinas opacas que contribuyen a que todo esté lo más oscuro posible).

Ventanal de la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Ventanal de la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
En cuanto a lo que a la habitación propiamente dicha se refiere he de decir que era bastante grande (entramos en un tema siempre peliagudo, el tamaño de las cosas, algo que es siempre muy relativo, pero, teniendo en cuenta que la habitación mide unos 25 metros cuadrados y mi minipiso 30 metros cuadrados, es normal que tenga la sensación de que sea grande, ¿no?).  La habitación estaba equipada con TV de pantalla plana con canales en español, inglés, francés, alemán y ruso; teléfono; aire acondicionado; escritorio y conexión Wi-Fi gratuita. El baño era también amplio, con una bañera grande y un kit de artículos de tocador de lo más completo, con gel, champú, crema hidratante, esponja...

Artículos de tocador del Hotel Calípolis Sitges
Artículos de tocador del Hotel Calípolis Sitges
Pasé una noche tranquila, si bien podía oír el arrullo de las olas y muy raramente algún que otro sonido algo menos relajante de la calle, consecuencia de la fiesta que hay en Sitges un sábado por la noche. No obstante, no tuve ningún problema en conciliar el sueño y no me desperté en mitad de la noche por los gritos de exaltación de la amistad que a veces se producen a ciertas horas de la madrugada.

En cuanto a mi experiencia gastronómica en el Hotel Calípolis de Sitges he de decir que fue toda una gozada. Desde el tentempié-merendola que disfruté en el Bar Terraza, pasando por el desayuno en el Restaurante Mirador, hasta la cena en el restaurante Ágora.

Merienda en el Hotel Calípolis Sitges
Endulzando la tarde en el Hotel Calípolis Sitges
Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo una pequeña selección de los entremeses que pude degustar durante la cena del Hotel Calípolis. ¡Atención! Las imágenes que vas a ver a continuación pueden generar una importante y repentina segregación de saliva en tu boca, que se traducirá en un ataque agudo de hambre (sobre todo, según a la hora en que estés leyendo este post).

Cena Hotel Calípolis Sitges
Cucharita con salpicón de bogavante

Cena Hotel Calípolis Sitges
Ensalada de manzana verde y salsa de togur

Cena Hotel Calípolis Sitges
Gazpacho de frutas

Cena Hotel Calípolis Sitges
Trío de postres en la cena del Hotel Calípolis Sitges

Como conclusión, puedo decir que mi estancia en Sitges fue de lo más agradable, no solo por el buen ambiente y la oferta cultural de la ciudad, sino también por la experiencia en el Hotel Calípolis Sitges.

Puntos fuertes del Hotel Calípolis Sitges

- La terraza y las vistas al mar desde la habitación.
- La ubicación en pleno centro (a no más de 10 minutos a pie de los Museus de Sitges y la Casa Bacardí) y a escasos metros de la playa.
- La oferta gastronómica y de ocio: bar, restaurantes, Lizard CLC.
- Alquiler de toallas gratuito para ir a la playa.

Puntos débiles del Hotel Calípolis

- Insonorización de la habitación


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

jueves, 21 de mayo de 2015

El lago de Como, un paseo a sus orillas

Tan solo fueron unas horas las que pasé en el lago de Como, el tercer lago más grande de Italia y uno de los más profundos de Europa.

lago de Como

Era una fría tarde de invierno. Corría una suave brisa húmeda mientras caminaba por sus orillas, junto al puerto de la ciudad de Como. 
lago de Como

Había oído tantas veces hablar de este lago a los pies de los Alpes que me hacía mucha ilusión poder ver sus tranquilas aguas de las que parecen brotar grandes montañas y algunas pequeñas colinas por las que se esparcen pequeños pueblecitos.

lago de Como

Durante un tiepo se pensó que este lago de Lombardía, también conocido por su nombre en latín (lago de Lario), era posiblemente el paisaje de fondo que aparece en el cuadro de la Mona Lisa. Puede que ya por el siglo XVI Leonardo da Vinci se fijara en este lugar para una de sus creaciones, pero no es el único, pues en nuestros días, en el lago Como se han rodado varias escenas de películas, algunas tan famosas como El ataque de los clones (2002), Ocean's Twelve (2004) o James Bond en Casino Royale (2006).

lago de Como


Además, desde el punto de vista histórico, fue en uno de sus pueblecitos, concretamente en Dongo, donde la Resistencia Italiana capturó a Benito Mussolini en 1945.


lago de Como

Fui al lago de Como desde Milán. Si bien en mis viajes me muevo generalmente en transporte público, en esta ocasión fui en coche gracias a un amigo italiano. 

lago de Como

No obstante, se puede ir en tren al lago de Como desde Milán fácilmente desde las estaciones de Milano Cardona o Milano Centrale. El viaje dura aproximadamente una hora y el precio del billete (año 2015) es de 4,80 euros.

       

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

jueves, 14 de mayo de 2015

Plön, un tesoro escondido en el norte de Alemania


Quién me hubiera dicho a mí hace un año que iba a visitar un pueblo del norte de Alemania que no pasaba de los 9000 habitantes (menos que mi Villacarrillo natal), que estaba medio perdido en una zona de marismas, junto a un gran lago, y cuyo nombre, a pesar de su brevedad, me resultaría bastante complicado de pronunciar: Plön [ˈpløːn], hasta el punto de que los alemanes no me entendían en las estaciones de tren cuando pretendía comprar los billetes para llegar allí desde Hamburgo.
barcas en el lago de plon alemania
Barcas y casitas en el lago de Plön

El motivo principal de este viaje a Alemania fue la estancia que está realizando una muy buena amiga mía en el Instituto Max Planck de Biología Evolutiva de Plön, una de las instituciones por las que es famosa esta ciudad alemana entre la comunidad científica.

lago plon alemania
Casas de Plön a orillas del lago

Plön se encuentra en el estado federado alemán de Schleswig-Holstein, en el norte del país, a unos 32 km de Kiel, la capital del estado, y a 50 km de Lübeck (Lubeca). 

Está en el centro del Parque Natural de la Suiza de Holstein (Holsteinische Schweiz), a orillas del Gran Lago de Plön, lo que lo hace un lugar muy escénico para pasear y disfrutar del paisaje.


panoramica del lago de Plon
Panorámica del lago de Plön
Su lugar de interés principal es el castillo de Plön, uno de los edificios renacentistas más importantes de Alemania. 

Castillo de Plön
Castillo de Plön
A lo largo de sus siglos de historia ha tenido diversas funciones. Ha sido residencia de los duques de Plön, residencia de verano del rey Cristián VIII de Dinamarca, escuela militar para cadetes, escuela de élite durante el régimen Nazi o internado. Actualmente alberga una prestigiosa academia de óptica.

vistas de plon desde el castillo
Vistas de Plön desde el castillo
Pero aparte del castillo y del lago, en Plön se puede pasear por sus callejuelas y por el gran parque ubicado en las inmediaciones del mencionado castillo.

inmediaciones del castillo de plon
Inmediaciones del castillo de Plön
Callejuelas de Plön
Callejuelas de Plön
plaza de plön
Placita de Plön
Sendero en las inmediaciones del castillo de Plön
Sendero en las inmediaciones del castillo de Plön
Tras mi visita a Plön (o Ploen), fui a descubrir las ciudades de Lubeca, Bremen y Hamburgo, pero eso es ya otra historia que contaré próximamente.



El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

miércoles, 25 de marzo de 2015

5 curiosidades que probablemente no sepas sobre Hawái

Mi madre, desde que yo era pequeño, siempre se "quejaba" de que era muy preguntón y de que tenía mucho interés por intentar saberlo todo. Yo, ahora, con el paso del tiempo, no creo que fuera preguntón, sino curioso. Era, y soy, una persona que siente mucha curiosidad por todo lo que me rodea, y, como ya he dicho varias veces, este hecho quizás también ha influido en convertirme en un adicto a los viajes. 

En el blog, ya hay algunas pruebas de mi pasión por por las curiosidades: el "ou com balla" de Barcelona, el síndrome de París o las curiosidades de mi viaje a China son alguna prueba de ello.

Hoy, vamos a conocer algunos detalles poco conocidos de uno de los destinos más paradisíacos del mundo: Hawái.

Que el mismísimo Elvis Presley se enamorase perdidamente de Hawái no fue casualidad. Sus playas cristalinas, su exuberante naturaleza y la filosofía de sus habitantes atraen a millones de visitantes todos los años. Pero, además de esta imagen idílica de las islas, existen ciertas curiosidades que quizás desconozcas. Pulsa el play y disfruta mientras lees.

Hawái, ¿una monarquía?


Palacio ‘Iolani. Fotografía de Jiang vía Wikimedia Commons

Estatua del rey Kamehameha I. Fotografía de Balazs Barnucz vía Wikimedia Commons (licencia)

Aunque pueda sonar raro, antes de formar parte de Estados Unidos, Hawái fue un reino desde 1810 hasta 1893. Durante este período gobernaron las dinastías Kamehameha y Kalākaua. De aquella época quedan vestigios muy curiosos, como el Palacio ‘Iolani, en Honolulú, el único que se utilizó como residencia oficial por un monarca reinante en Estados Unidos; o la estatua negra y dorada en memoria de Kamehameha I, situada justo enfrente de éste.

'Aloha and welcome on board'

    Fotografía de Sam Howzit vía Flickr (licencia)


Los idiomas oficiales de las islas son el inglés y el hawaiano. Es común el uso de determinadas palabras de este último, aunque sólo el 6,1% de la población habla hawaiano, según un informe del Estado de Hawái. Los autobuses de Honolulú dan la bienvenida al pasajero con un “Aloha and welcome on board” y en las tiendas se suele utilizar aloha (hola/adiós) y mahalo (gracias). Además, este idioma dio origen a la palabra wiki (rápido), concepto utilizado en Internet para referirse a un sitio web donde las páginas pueden ser editadas por los usuarios, como la popular Wikipedia.

Collares y camisas: no son un mito

Estatua de Duke Kahanamoku, considerado el inventor del surf moderno, adornada con lei. Fotografía de Luke H. Gordon vía Flickr (licencia)

Lejos de considerarse horteras, las camisas hawaianas son muy habituales en las islas. Tanto es así, que forman parte del uniforme de estudiantes o conductores de autobús, entre otros. Sí, has leído bien: estampados de pelícanos, orquídeas y arco iris se encuentran presentes en la vestimenta oficial. Lo mismo sucede con los collares, conocidos como "lei", pues se utilizan como muestra de afecto y obsequio de bienvenida y despedida para los visitantes. Suelen estar realizados con flores, hojas frescas y nueces de kukui.

¡Cucarachas!


Fotografía de jai Manssonvía Flickr (licencia)

Al visitante le puede sorprender la naturalidad con la que algunos locales conviven con las cucarachas, pero lo cierto es que forman parte de la fauna, igual que las moscas en España. No obstante, pueden resultar muy molestas, sobre todo si se dan temporadas de gran afluencia o plagas en determinadas zonas. En 2011 se planteó una propuesta de ley sobre las agresiones contra los animales que produjo cierta polémica, ya que consideraba violencia exterminar insectos sin seguir procedimientos aceptables. En otras palabras, matar una cucaracha con una zapatilla podría ser visto como una crueldad. 

Kauai, una joya oculta


Valle Kalalau, en Kauai. Fotografía de paul bicavía Flickr (licencia)

Oahu, Maui y Hawái son las islas más visitadas de las ocho que conforman el estado. Sin embargo, parte de las joyas naturales más espectaculares están escondidas en Kauai. Destacan las increíbles vistas del Cañón de Waimea, de 16 kilómetros de largo y 900 metros de profundidad, imposibles de transmitir en una fotografía; y la grandiosidad del valle Kalalau, rodeado de acantilados de 600 metros. En esta isla, la más antigua de todas, se rodaron escenas de películas como ‘Parque Jurásico’ e ‘Indiana Jones: en busca del arca perdida’.


El post que acabas de leer es el resultado de una colaboración con la empresa de alquiler de apartamentos Niumba, que pertenece a Tripadvisor.



El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Semana Santa de Villacarrillo, Jaén

La Semana Santa de Villacarrillo es una de las celebraciones más famosas de esta localidad de la provincia de Jáen, que, como ya saben los lectores de este blog, es mi tierra, el pueblo que me vio crecer.

Nuestro Padre Jesús de la Caída, Villacarrillo Jaen
Imagen procesional de Nuestro Padre Jesús de la Caída, Villacarrillo (Jaén)
Quizá por ello, siempre que llegan estas fechas, cuando los días se van haciendo más largos, la temperatura es más agradable por los días y siguen siendo frías por la noche, experimento una especie de vuelta a la infancia, a aquellos tiempos en que salía a ver las famosas procesiones andaluzas de la mano de mis padres.

Portadora del estandarte de la Banda de Cornetas y Tambores Oración y Caída de Villacarrillo
Portadora del banderín de la Banda de Cornetas y Tambores Oración y Caída de Villacarrillo
Ayer fue uno de esos días. Estaba paseando al atardecer en el Tibidabo, en Barcelona. Todo estaba muy silencioso, el día había sido casi caluroso, pero al irse el sol empezó a refrescar. De repente, me vino un ligero olor a alguna hierba aromática, tipo romero, que me recordó por un instante al olor del incienso. En ese momento me paré en seco. Tenía la impresión de estar en Villacarrillo, en una de esas noches de finales de marzo o principios de abril en la que es muy frecuente oír el redoble de los tambores y el soniquete de las cornetas, indicios que confirman que la Semana Santa andaluza es ya una realidad.

procesión del Cristo de la Expiración, Villacarrillo
Preparando la próxima marcha en la procesión del Cristo de la Expiración, Villacarrillo
Cerré los ojos y di rienda suelta a los recuerdos, haciendo casi sin querer un rápido viaje al pasado. Estaba en una calle estrecha, envuelto por la fragancia de flores e incienso, rodeado del silencio sepulcral que se hace ante la inminente presencia del paso; un silencio a veces roto por el canto de alguna saeta proveniente de algún balcón o por los cantos de pasión que tan especial hacen la Semana Santa de Villacarrillo

Procesión de Jesús Nazareno, Villacarrillo
Procesión de Jesús Nazareno, Villacarrillo, a su paso por la calle Antón Pérez

Los nazarenos, velas en mano y con los rostros tapados por los capirotes, caminan a un ritmo lento e hipnótico, descansando exclusivamente cuando un lejano sonido de campanilla les advierte de que deben pararse. La gente a mi alrededor espera con paciencia la llegada de la imagen. Conforme se va acercando, el silencio parece materializarse cada vez más, hasta el punto de poder tocarlo. Se empiezan a escuchar los pasos rítmicos de los costaleros que portan el santo a hombros. El gesto de muchas personas empieza a cambiar. Se puede leer en sus caras un algo especial, una emoción contenida mezcla de ¿fervor religioso, fe, devoción? A veces estas emociones afloran incluso en forma de lágrimas mudas al ver la imagen religiosa ante ellos. Esas lágrimas de algunas personas y el sonido de los zapatillas de los costaleros rozando con el suelo hacen que me venga a la mente otro de los momentos más impresionantes de los que tengo recuerdo: la salida de las imágenes de pasión de las iglesias.

Costaleros de la Virgen María Santísima del Amor, Villacarrillo
Costaleros de la Virgen María Santísima del Amor, Villacarrillo
A las puertas de la iglesias, momentos antes de la salida del santo, hay un gran revuelo y agitación. Los nazarenos de las hermandades deben organizarse y mantener la calma en el gran momento que supone para ellos ver la imagen de su santo salir a la calle. A veces la cosa es fácil, sin embargo, en otras ocasiones, los costaleros deben hacer frente a una ardua tarea. Por poner un ejemplo, recuerdo las dificultades que tenían cada mañana de Viernes Santo los costaleros de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Caída y Oración en el Huerto. Es una de las imágenes que más me han impresionado de la Semana Santa de Villacarrillo, y no es debido a mi sentimiento religioso, sino a todas las emociones que allí se respiran y que a veces pueden llegar a emocionar, se sea creyente o no.

El año pasado, en 2014, quise dejar grabado aquel recuerdo que tanto me había impactado desde que era pequeño: ver a los costaleros sacando de rodillas la imagen de Jesús Caído por la puerta de la Iglesia de Santa Isabel de los Ángeles. Así que agarré mi cámara y, rodilla en tierra, viví casi a ras de suelo este momento cuya banda sonora eran gemidos de esfuerzo, respiración agitada, instrucciones del capataz, crujidos del trono, trino de los vencejos, aplausos y expresiones de ánimo de los que allí había.

                      

Abro los ojos, retorno al presente, dejo atrás cualquier procesión de la Semana Santa andaluza. Sigo estando en Barcelona, volviendo a casa después de una tarde de paseo por el Tibidabo y de reencuentros con los recuerdos de mi tierra, con mi pasado, con todas las experiencias y momentos que han contribuido a ser quien soy hoy.

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

martes, 3 de marzo de 2015

Un paseo por Amberes

Hoy contamos con la colaboración de María Sainz, una joven estudiante del Máster de Periodismo de Viajes que imparte la Universidad Autónoma de Barcelona. En su blog Point Place podrás descubrir sus aventuras por el mundo. Hoy nos acerca a Amberes, una ciudad que descubrió casi por casualidad... Si continuáis leyendo, averiguaréis por qué... Muchas gracias, María, por compartir tus experiencias viajeras con el resto de lectores de adictosalosviajes.com.

Tras el enorme lío en el aeropuerto de Bruselas para comprar los tickets del tren debido a que la suerte nos hizo elegir una máquina sin opción de cambiar el idioma,  subimos al tren cargados con las maletas y al bajar del mismo y salir de la estación en nuestra llegada a Amberes, no podía imaginarme todavía que me había equivocado de ciudad y, efectivamente, no estábamos en Bruselas. Nada se acercaba a las mil imágenes que había en mi cabeza de la capital belga, pero gracias a un maravilloso error debido al desconocimiento total de la lengua flamenca, acabamos vagando y descubriendo Amberes.
 
Catedral de Amberes
Catedral de Amberes
Tras esta experiencia, mi principal recomendación es que uno debe aprenderse determinados nombres y lugares básicos en la lengua del país; error de principiante lo reconozco. Pero si bien es verdad que la Antwerpen Centraal no era el centro de Bruselas, eso nos permitió ver la asombrosa Estación Central de Amberes, un edificio de piedra, con una estructura metálica y de vidrio obra del arquitecto belga Luis Delacenserie.
 
Estación central de Amberes
Estación central de Amberes
Amberes es una hermosa ciudad situada al norte de Bélgica que presume de haber sido el hogar del pintor Rubens durante el desarrollo de la mayor parte de su carrera. Pero no sólo presume de eso sino que también lo hace de río (el Escalda) y de tener el segundo puerto más importante de Europa.

Más allá de lo que presuman o no, de ser la ciudad de un gran pintor, de los diamantes o de la moda, lo que es innegable es la belleza de sus calles, especialmente de la zona central. Las calles que rodean a la Grote Markt, o Plaza Mayor, son una continua sucesión de edificios maravillosos, la mayoría de los cuales son antiguas casas gremiales que se remontan a los siglos XVI y XVII.
 
Grote Markt amberes
Grote Markt de Amberes
Y allí es donde llegamos tras recorrer las calles preguntándonos por qué nadie hablaba francés en Bruselas; sin saber que estábamos en una zona de habla flamenca. Evidentemente la Grote Markt no era la Grand Place por la que nosotros habíamos estado preguntando, pero este bonito error nos permitió conocer el centro histórico de la ciudad, callejear, o encontrarnos frente a frente con la maravillosa catedral gótica de Amberes que, como no podía ser de otra manera, alberga varias obras de Rubens.

Muy cerca de allí se puede visitar otra construcción religiosa, la iglesia deSan Carlos Borromeo que tiene la particularidad de conservar un antiguo mecanismo en el altar que permite intercambiar las pinturas que lo decoran.
 
castillo de Het Steen amberes
Castillo de Het Steen
Otro edificio que merece la pena visitar antes de irte de Amberes es el castillo de Het Steen, por varias razones: la primera es por la belleza no sólo del edificio sino también de las vistas al río de las que se puede disfrutar desde dentro. Otra es que fue propiedad de Rubens durante varios años. Finalmente, lo más curioso es la escultura de un pene de piedra que corona la puerta de entrada al castillo dedicada al dios escandinavo de la fertilidad y a la que, según las leyendas, iban las mujeres a pedirle quedarse embarazadas.

De vuelta a la Grote Markt, donde además de un buen puñado de casas gremiales, está el ayuntamiento de la ciudad, una preciosa construcción renacentista, encontramos la salvación en la oficina de turismo que nos descubrió el gran fallo cometido.
 
Ayuntamiento de Amberes
Ayuntamiento de Amberes

Recorrimos las calles del centro de vuelta a la estación, lamentando el error a la vez que agradeciéndolo porque no entraba en nuestro itinerario la visita a esa bonita ciudad belga. Tras caminar un rato, distinguimos por fin a lo lejos la Estación Central de Amberes, junto a una gran noria y al zoo de la ciudad, uno de los más antiguos y cuidados de mundo. Nuestro desvío terminaba y volvíamos a la ruta planeada, camino a Bruselas.


El autor

María estudió Comunicación Audiovisual y actualmente cursa un máster en Periodismo de Viajes. Es madrileña, aunque sólo porque lo dice su DNI porque su pasión es viajar y su sueño, vivir por el mundo, de un lugar a otro, conociendo cada rincón. Casi tan atraída como por viajar se siente por la cocina, por lo que las gastronomías del mundo le atraen especialmente y siempre que puede agarra el cucharón para llevar a su cocina los mejores sabores de todo el planeta.