Adictos a Japón: Los mejores artículos

Vibrante, tranquila, tradicional y ultramoderna. Son algunos de los adjetivos que podemos dar a la tierra del sol naciente. Japón es un país que nunca deja de sorprendernos.

Adictos a Cuba: Los mejores artículos

Porque la isla más grande de las Antillas Mayores es mucho más que playas de aguas de color turquesa, ron, habanos y salsa.

Adictos a viajar por España: Los mejores artículos

Porque en Adictos sabemos que no es necesario ir muy lejos para disfrutar de un viaje maravilloso y emocionante.

Adictos al Turismo Rural: los mejores artículos

Porque los lugares más recónditos, pequeños e insospechados guardan lo que las grandes ciudades no pueden ofrecer

Adictos a China: El Templo del Cielo de Pekín

Actualmente el Templo del Cielo de Beijing forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y uno de los símbolos más representativos de la capital china.

Adictos a los viajes: Desde la ventana de mi avión

El azul del cielo contrastaba con el blanco intenso de la nieve. Las montañas parecían ser acariciadas por ligeras y finas nubes, como si quisieran protegerlas de los rayos del sol.

Síguenos en Facebook

martes, 30 de junio de 2015

Un cementerio de anclas en el Algarve

¿Os habéis preguntado alguna vez si existe un cementerio de anclas? Está claro que en la vida todo tiene un final... Incluso a las anclas les llega el día en que deben separarse de su barco para abrazarse a un trocito de tierra por siempre jamás.
Cementerio de anclas en el Algarve
Cementerio de anclas en el Algarve
Pues bien, yo nunca me había planteado esa cuestión hasta que llegué a la Praia do Barril, una de las playas más bonitas del Algarve portugúes, en la isla de Tavira. Menuda fue mi sorpresa cuando vi ante mí más de 200 anclas alineadas en plena duna, muy cerca del océano, con la mirada oxidada y el aspecto nostálgico de quien ha navegado por las aguas de un Atlántico que está tan cerca y tan lejos a la vez.
Cementerio de anclas en el Algarve
Cementerio de anclas en Praia do Barril, Algarve

El cementerio de anclas de Praia do Barril está muy cerca de Tavira, en el Parque Natural de Isla Formosa, y es testigo del pasado de esta zona del Algarve, cuando los barcos atuneros de Portugal salían de pesca durante días, surcando miles de kilómetros en busca del preciado atún. Pero esto es ya tan solo un recuerdo, pues esta actividad se fue abandonando con el paso del tiempo ( y con ella, las anclas, que iban siendo abandonadas en la playa). Esto llevó a los habitantes de la zona a colocarlas y alinearlas, dando como resultado el cementerio de anclas que vemos en la actualidad, un lugar con un cierto aire misterioso y una belleza que podría calificar de decadente, algo que en mi caso me llama mucho la atención.
Cementerio de anclas en Praia do Barril, Algarve
Cementerio de anclas en Praia do Barril, Algarve
Así que allí estuve un rato, deambulando alrededor de las anclas, tomando fotografías e imaginando los largos viajes que habrían hecho estos trozos de hierro que descansan al sol, ahora oxidados y acariciados continuamente por la brisa del mar, con quien tantos momentos compartieron en aquella época de su juventud en que la herrumbre aún no había hecho mella en su robusto y pesado cuerpo.

Y después de esto, me dispuse a caminar y caminar por la Praia do Barril y disfrutar de esta inmensa playa natural en la que tuve la suerte de estar casi solo. Creo que nunca había visto kilómetros y kilómetros de playa sin nadie a mi alrededor.

Praia do Barril, Algarve, Portugal
Praia do Barril, Algarve, Portugal

¿Dónde está el cementerio de anclas de Praia do Barril?


El cementerio de anclas de Praia do Barril está a unos 10 minutos en coche de Tavira, una de las localidades más famosas del Algarve portugués. En mi caso, fui de Tavira a Pedras d'el Rei, Una vez allí, crucé a pie un estrecho puentecito sobre la ría Formosa. 

Puente sobre la ría Formosa, Algarve
Puente sobre la ría Formosa 

Atravesado el puente, se puede tomar un trenecito que cruza parte del Parque Natural durante 2 km (este trayecto también puede hacerse a pie). Al cabo de estos 2 km está la Praia do Barril y el cementerio de anclas.

tren praia do barril algarve
Vía del trenecito de la Praia do Barril, Algarve

Aquí puedes ver el mapa para llegar al cementerio de anclas de Praia do Barril

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

jueves, 18 de junio de 2015

¿Pero qué tiene Sitges para que tanto le guste a la gente?

Desde siempre había oído palabras bonitas hacia Sitges, una ciudad costera ubicada a tan sólo 30 minutos de Barcelona conocida por numerosas razones: sus playas, su Festival de Cine Fantástico, su Carnaval... Todas las personas que han visitado Sitges y a quienes le he preguntado sobre la ciudad me contestaban refiriéndose a ella con muchos piropos: que si tiene un encanto especial, que si el casco antiguo es de lo más cuco, que si sus playas son buenas y de arena fina, que si hay muy buen ambiente para salir de fiesta... La verdad es que me extrañaba que a casi todo el mundo se le iluminara la cara al hablar de Sitges, que la mayoría estuviera de acuerdo con que es uno de los lugares de la provincia de Barcelona que hay que visitar sí o sí.

Racó de la Calma, Sitges
Racó de la Calma, Sitges
Así pues, llegó el día en que me dispuse a comprobar por mí mismo qué es lo que ofrece Sitges para que la gente que la visita se sienta tan a gusto y tan contenta. He de decir que mi primera vez en Sitges tan solo fue una escapada desde Barcelona de unas muy poquitas horas en las que solamente me dio tiempo a pasear a lo largo de su paseo marítimo y a ver, muy de pasada, las callejuelas del casco histórico. Ya en esta primera toma de contacto con la ciudad sentí ese ambiente especial del que me habían hablado, pero no fue hasta un tiempo después, durante el fin de semana en Sitges y en el que me alojé en el Hotel Calípolis, cuando descubrí por qué hay que visitar Sitges y por qué la gente normalmente siempre quiere volver.

Pues bien, estas son las razones por las que Sitges gusta tanto a la gente:

Las playas de Sitges

La ciudad de Sitges puede presumir de tener 26 playas de muy diversos tipos: tranquilas y amplias playas familiares, calitas pequeñas, playas urbanas ubicadas en pleno paseo marítimo, con vistas al casco histórico, y a las que se puede acceder fácilmente a pie... Además algunas de ellas están distinguidas con la Certificación de Calidad ISO 14001, que reconoce su buena gestión ambiental y su plan de mejora constante, en relación con la buena calidad del agua, de la arena, de los servicios de limpieza y de salvamento.
Playas de Sitges
Playas de Sitges vistas desde el Hotel Calípolis


Los Museos de Sitges y la oferta cultural

Sitges en su pasado medieval fue un pueblo de pescadores cuya vida giraba en torno al cerro de Baluard, donde se encontraba la iglesia parroquial y el pequeño núcleo urbano de casas. No obstante, fue unos cuantos siglos más tarde cuando Sitges empezó a ocupar su sitio en el mapa, ya que se convirtió en un lugar de referencia y de difusión del Modernismo catalán. Todo esto fue gracias a la iniciativa de artistas y mecenas, como es el caso de Santiago Rusiñol, Ramón de Casas, Miquel Utrillo o Charles Deering. Así pues, durante los siglos XIX y XX muchos pintores, escritores e intelectuales pasaron por Sitges y dejaron en ella la impronta que aún podemos apreciar en nuestros días y contemplar principalmente en los Museus de Sitges.

Interior de Cau Ferrat, Sitges
Interior de Cau Ferrat, Sitges

El Cau Ferrat

De los artistas anteriores, merece una atención especial el pintor y escritor Santiago Rusiñol, quien estableció en Sitges una casa-taller con la intención de que fuera un refugio para los amantes de la poesía y para que albergara su colección de hierros forjados, considerada como una de las mejores de Europa.
Colección hierros forjados de Rusiñol, Cau Ferrat
Colección de hierros forjados de Rusiñol, Cau Ferrat

Esta casa es el Cau Ferrat, que se convirtió en museo en 1933, dos años después de la muerte de Rusiñol. En él podemos contemplar la mencionada colección de hierros, algunos de los cuales se remontan al siglo XIV, una colección de vidrios, de cerámica popular y numerosas obras de artistas de gran renombre, como Picasso, Ramón Casas, Joan Llimona o El Greco.

Cau Ferrat
Colección de cerámica en Cau Ferrat

Cuadros del Greco en el Cau Ferrat, Sitges
Cuadros de El Greco en el Cau Ferrat, Sitges

Interior del Cau Ferrat, Sitges
Interior del Cau Ferrat, Sitges

Museu Maricel

En el Museu Maricel podemos contemplar una inmensa colección de obras de arte de diversa procedencia y a través de las cuales podemos sumergirnos en un itinerario artístico completo que va desde el siglo X al realismo y figuración de la primera mitad del siglo XX, gracias a las obras de arte del apasionado doctor y coleccionista Jesús Pérez-Rosales y a las adquisiciones de la Vila de Sitges. 
Así pues, podemos ver  murales románicos, ejemplares de pintura gótica, retablos renacentistas, esculturas modernistas y noucentistas y pinturas de la Escuela Luminista.
Capilla románica en Museu Maricel, Sitges
Capilla románica en Museu Maricel, Sitges

Colección del Museu Maricel, Sitges
Colección del Museu Maricel, Sitges

Cuadro de Pedro Berruguete en Museu Maricel, Sitges
Cuadro de Pedro Berruguete (siglo XV) en Museu Maricel, Sitges

Además, se expone también la Colección de Arte de la villa de Sitges, donde se muestran obras de artistas sitgetanos de los siglos XIX y XX.

Palau de Maricel

El Palau de Maricel es, sin duda, uno de los edificios más emblemáticos de Sitges. Se encuentra enfrente del Museu Maricel y presenta un marcado estilo noucentista.

Artesonado del Saló Blau, Palau Maricel, Sitges
Artesonado del Saló Blau, Palau Maricel, Sitges

El palacio se estructura en torno al Saló d'Or el Saló Blau, la Sala Capella, la Sala Vaixells, las terrazas y el claustro.

Terrazas junto al claustro del Palau Maricel, Sitges
Terrazas junto al claustro del Palau Maricel, Sitges

Actualmente su usa para diversas funciones, como eventos institucionales y culturales de importancia, como conciertos o conferencias, eventos empresariales o bodas civiles.

Casa Bacardí Sitges

Sitges vio nacer a don Facundo Bacardí, el fundador de una de las compañías de ron más con más prestigio del mundo.

Fachada de la Casa Bacardí, Sitges
Fachada de la Casa Bacardí, Sitges
Por ello no es de extrañar que en Sitges esté la Casa Bacardí, una especie de museo que da a conocer la historia y evolución de la compañía Bacardí a través de la experiencia directa.

Casa Bacardí, Sitges
Casa Bacardí, Sitges

Se divide en cuatro espacios: una primera sala para conocer la relación que hay entre Sitges y Bacardí, una segunda sala donde nos sumergen en los procesos de elaboración del ron superior Bacardí (con catas incluidas), una tercera sala, el Lounge Bar, donde cocteleros profesionales nos enseñan a preparar un buen mojito o el Cuba Libre original Bacardí, y una cuarta sala, la terraza exterior, donde se puede degustar tranquilamente el cóctel que hemos preparado.

Preparando mi propio cóctel en la Casa Bacardí Sitges
Preparando mi propio cóctel en la Casa Bacardí Sitges

El patrimonio arquitectónico de Sitges

La iglesia de Sant Bartomeu i Santa Tecla

Sin duda alguna, la imagen más característica de Sitges: la iglesia asomándose literalmente al mar. Se trata de un templo construido en el siglo XVII en estilo barroco, edificado en el mismo lugar donde se levantaron en su momento las dos iglesias anteriores, una románica y otra gótica. En el interior se conservan varios retablos, como el de San Bartolomé y Santa Tecla, de estilo renacentista (siglo XV).

Iglesia de Sant Bartomeu, Sitges
Iglesia de Sant Bartomeu, Sitges

La arquitectura de Sitges

En Sitges se dan la mano las casas indianas, levantadas por sitgetanos que emigraron a América (sobre todo a Cuba y Puerto Rico) a comienzos del siglo XX y que al volver edificaron imponentes mansiones siguiendo distintos estilos, como el neoclasicismo, el modernismo o el noucentismo, con las construcciones más antiguas de la ciudad, como las de la calle d'en Bosch, donde además se conserva parte de la antigua muralla de la ciudad.

Casas indianas Sitges
Casas indianas, Sitges

La oferta gastronómica de Sitges

Sitges es la capital gastronómica de la comarca catalana del Garraf. La gastronomía de Sitges se basa evidentemente en la cocina mediterránea. Entre las especialidades destacan el arroz y los pescados, y el famoso xató, el plato típico de Sitges por excelencia. Se trata de una especie de ensalada elaborada a base de escarola, bacalao desalado y desmenuzado, atún, boquerones y aceitunas arbequinas, todo ello acompañado por una salsa de ajo, almendras, avellanas...

Para hacernos una idea de la relación tan estrecha que Sitges tiene con la gastronomía, tiene lugar en la ciudad un evento gastronómico anual, el Sitges Tapa a Tapa, donde los principales lugares de restauración de Sitges compiten durante unos días para alzarse con la mejor tapa.

Tampoco hay que olvidarse de la malvasía, el vino dulce típico de Sitges.


Malvasía de Sitges
Malvasía de Sitges

Vida nocturna de Sitges

Sitges es una ciudad que vive las 24 horas. En ella hay terrazas, bares musicales, discotecas, chill-outs, conciertos al aire libre, bares y restaurantes casi a orillas del mar... El ocio nocturno de Sitges es conocido y reconocido internacionalmente. Por cierto, en Sitges nació el primer Pacha del mundo.

Fiestas, celebraciones y eventos de Sitges

La Festa Major de Sitges

La Fiesta Mayor de Sitges tiene lugar entre el 21 y el 27 de agosto. en honor a su patrón, Sant Bartomeu. En estos días se celebran desfiles de gigantes, correfocs y bailes tradicionales, como el ball de bastons.
Ball de bastons en la Festa Major de Sitges
Ball de bastons en la Festa Major de Sitges

El carnaval de Sitges

El carnaval de Sitges es una de las celebraciones más famosas de Sitges y uno de los más importantes a nivel europeo por la gran participación popular.

El Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya

También llamado Festival de Cine de Sitges, es uno de los premios cinematográficos más reconocidos de Europa, además de ser uno de los más importantes festivales de cine fantástico de todo el mundo. Se celebra en octubre y por él han pasado cineastas de la talla de Anthony Hopkins, Jaume Balagueró, Guillermo del Toro, Quentin Tarantino o Ralph Fiennes.

El Sitges Gay Pride

Gracias a la mentalidad tolerante y abierta de los sitgetanos, Sitges es conocida internacionalmente como destino gay-friendly. Durante los días de celebración del Sitges Gay Pride, generalmente a finales de junio, se organizan en Sitges desfiles, shows, conciertos y fiestas orientadas al público LGTB.

El Rally Internacional de Coches de Época

Si te gustan los coches antiguos, anota en tu calendario el mes de marzo, momento en que tiene lugar este evento de Sitges. Desde Barcelona se pone en marcha un auténtico desfile de coches que bien podría ser un museo rodante del automóvil.

El Corpus

Cada año, durante el Corpus las calles del centro de Sitges son adornadas con bonitas alfombras hechas de flores (algo similar a lo que hacen en mi pueblo, Villacarrillo).



Estas son algunas de las razones por las que creo que Sitges gusta tanto a la gente. Yo no he tenido tiempo de experimentarlas todas en primera persona, por lo que deberé volver.


*Las fotos que no cuentan con la marca de agua de "Adictos a los viajes" son propiedad de la Oficina de Turismo de Sitges.




El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

lunes, 15 de junio de 2015

Qué ver en Bremen

Bremen es una ciudad ubicada en el noroeste de Alemania que, junto al puerto de Bremerhaven, forma el estado federado más pequeño de los 16 que componen la República Federal de Alemania. Está a unos 95 km de Hamburgo y, si bien tiene una población de casi 550 000 habitantes, es una ciudad muy fácil de visitar, pues sus lugares de interés están muy concentrados en torno a su casco antiguo.

Que ver en Bremen
Qué ver en Bremen: Ayuntamiento y Catedral

Para visitar Bremen se puede tomar como punto de partida la Plaza del Mercado (Marktplatz), donde se encuentran dos de las grandes joyas de la corona de esta ciudad: el Ayuntamiento de Bremen y la estatua de Rolando, ambos monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004.

Así pues, colguémonos la mochila, la cámara de fotos y hagamos nuestra particular visita a Bremen.

El Ayuntamiento de Bremen

La construcción del Ayuntamiento de Bremen, situado en la Plaza del Mercado de Bremen, se remonta a los años 1405 y 1410, aunque la fachada que vemos hoy en día se construyó en el siglo XVII siguiendo el estilo Renacimiento Wesser. Está considerado como uno de los ayuntamientos más bonitos de Alemania. El Ayuntamiento cuenta con una bodega con más de 600 años de antigüedad donde se guardan 650 tipos de vino alemán.

Ayuntamiento de Bremen
Ayuntamiento de Bremen

Los músicos de Bremen

¿Quién no ha oído alguna vez hablar de este cuento de los hermanos Grimm? Visitar Bremen es encontrarse casi en cada esquina con alguna referencia a estos animalitos (un burro, un perro, un gato y un gallo). La escultura más famosa se encuentra en la parte oeste del Ayuntamiento. Se trata de una obra realizada en bronce por el artista Gerhard Marcks en 1951. No dudes en tocar las patas del burro, la tradición dice que trae suerte, pero si lo haces, hazlo con las dos manos, pues si lo haces con una los habitantes de Bremen darán por hecho que eres un asno más que está saludando a otro asno.

Escultura de los músicos de Bremen
Escultura de los músicos de Bremen

La estatua de Rolando

Hay estatuas de Rolando en varias ciudades que formaron parte del Sacro Imperio Romano Germánico que simbolizan los derechos de las ciudades. La de Bremen es, según la mayoría de las fuentes, la más antigua. Podríamos decir así que la estatua de Roland o Rolando es la "estatua de la libertad" de Bremen. Situada en la Plaza del Mercado, casi a los pies del Ayuntamiento, esta estatua representa la libertad y el derecho de Bremen. La primera estatua que recibió Bremen era de madera. No obstante fue quemada por los guerreros del arzobispo de Bremen en 1366. La siguiente que recibió en 1404 ya fue de piedra.

Estatua de Rolando Bremen
Estatua de Rolando, Bremen
En ella podemos ver la espada de Durandarte, símbolo de la justicia, y el escudo con el águila imperial bicéfala, donde se puede leer una inscripción que hace alusión a la independencia y derechos otorgados a esta ciudad: "La libertad os anuncio / que Carlomagno y otros príncipes / han dado a esta ciudad / darle gracias a Dios es mi consejo". Cuenta la leyenda que mientras la estatua de Rolando esté en pie en Bremen, la ciudad seguirá siendo libre e independiente. No es de extrañar entonces que haya una copia exacta en los sótanos del Ayuntamiento para que pueda alzarse en caso de necesidad.


escudo y espada de Rolando Bremen
Escudo y espada de Rolando

Schütting

No dejamos la Plaza del Mercado, pues enfrente del Ayuntamiento podemos ver un edificio levantado en el siglo XVI al estilo de las construcciones renacentistas de Flandes. Se trata del Schütting de Bremen, la sede de la Cámara de Comercio de Bremen.
Schütting, Cámara de Comercio de Bremen
Schütting, la Cámara de Comercio de Bremen

La catedral de Bremen

La catedral de San Pedro de Bremen, también conocida como Dom St. Petri, es una iglesia evangélico-luterana que tiene más de 1200 años de historia. También está situada en la Plaza del Mercado.
Fachada de la Catedral de Bremen
Fachada de la Catedral de Bremen

Interior del Dom de St. Petri, Bremen
Interior del Dom de St. Petri, Bremen

Vista de la nave central de la Catedral de Bremen
Vista de la nave central de la Catedral de Bremen

La calle Böttcherstrasse

Entre la Marktplatz de Bremen y el río Weser, se encuentra la Böttcherstrasse, una calle de 110 metros de longitud que se ha convertido en una de las atracciones culturales más importantes de Bremen
Edificio en la Böttcherstrasse
Edificio en la Böttcherstrasse
La mayoría de sus edificios fueron levantados entre 1922 y 1931 siguiendo un estilo arquitectónico llamado Expresionismo en ladrillo. Alberga tiendas, restaurantes, talleres de artes y oficios, el casino de Bremen, un carrillón de 30 campanas de porcelana, un hotel y varios museos, como el dedicado a la pintora Paula Modersohn-Becket, cuyas obras representan el comienzo de la época moderna es Alemania.
Museo en la Böttcherstrasse
Museo en la Böttcherstrasse

El barrio Schnoor

Parece mentira que durante el siglo pasado este fuera el barrio más pobre de Bremen, dado lo angosto de las calles que no permitía que el tráfico circulara por ellas y la falta de higiene. Menos mal que en los años 60 se decidió reformar y rehabilitar esta zona que, en mi opinión, es uno de los lugares más bonitos de Bremen.


Barrio Schnoor, Bremen
Barrio Schnoor, Bremen
Schnoor es el barrio más antiguo de Bremen y está formado por casas centenarias, construidas en los siglos XV (las de más edad), XVII y XVIII, que se van entrelazando unas con otras como si estuvieran en un cordel (de ahí el nombre que recibe el barrio en bajo alemán: Schnoor). Pasear por sus callecitas es de lo más agradable. Encontrarás pequeñas tiendas de artesanía, negocios de arte, cafeterías con encanto, restaurantes, museos... Si visitas Bremen, no te vayas sin dar una vuelta por este coqueto barrio, que, si bien parece que está algo apartado de la Plaza del Mercado, está muy cerca y bien señalizado para llegar a él.


Barrio Schnoor, Bremen
Placita en el barrio Schnoor, Bremen

Mapa con los lugares que ver en Bremen




El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

martes, 26 de mayo de 2015

Hotel Calípolis, un hotel con vistas al mar en Sitges

Todas mis excursiones a Sitges, uno de los pueblos con más encanto de la costa de Barcelona, habían sido hasta ahora de un día. Y digo hasta ahora porque hace poco tuve la oportunidad de pasar un fin de semana en Sitges y alojarme en uno de sus hoteles, el Hotel Calípolis.
Vistas al mar desde el Hotel Calípolis Sitges
Vistas al mar desde el Hotel Calípolis Sitges
El Calípolis es un hotel de 4 estrellas situado en el centro de Sitges, en primera línea de mar. Es uno de los hoteles de Sitges más veteranos, con muchos años de historia a sus espaldas (se fundó a principios de la década de los 50), lo cual no quiere decir que sea un establecimiento anticuado. Al contrario, se ha ido remodelando y adaptando a los nuevos tiempos, y ahora luce un aire moderno.

Fachada del Hotel Calípolis Sitges
Fachada del Hotel Calípolis Sitges
En sus inicios fue el primer hotel de la cadena Hesperia, aunque hoy en día la gestión es privada. Cuenta con 170 habitaciones que pueden llegar a acoger a cerca de 400 personas en julio y agosto, principalmente clientes francófonos, británicos, rusos, alemanes y, cada vez más, norteamericanos, procedentes de grandes cruceros. Dado que la temporada alta se da en los meses de verano, quizás podría pensarse que este hotel sitgetano cierra sus puertas en las épocas de menor ocupación, como es el invierno, pero no es así, ya que la localidad presenta una gran afluencia de viajeros de negocios durante todo el año. Para hacernos una idea, un dato: Sitges es la segunda localidad donde más congresos y convenciones se celebran en Cataluña. Además, muchos de los clientes que viajan por trabajo a Barcelona prefieren alojarse en Sitges antes que en la ciudad condal, teniendo en cuenta la cercanía entre ambas ciudades (38 km), el tranquilo ambiente que se respira en ella, su patrimonio cultural (Cau Ferrat, Palau Maricel...) y el buen tiempo que la caracteriza. El macizo del Garraf tiene mucho que ver en esto, pues provoca un microclima que hace que tenga más de 300 días de sol al año.
Recepción del Hotel Calípolis Sitges
Recepción del Hotel Calípolis Sitges
Además, el Hotel Calípolis cuenta con 8 salas de reuniones y ofrece una importante oferta gastronómica y de restauración gracias a su Bar Terraza, en el exterior, junto a la piscina; a su Restaurante Mirador, con buenas vistas al mar; o el Restaurante Ágora, que ofrece una selecta carta de cocina mediterránea.  Además, cuenta con el Lizard CLC, que dejó atrás sus orígenes de restaurante (donde comieron personas de la talla del rey Don Juan Carlos) para convertirse en un lugar de referencia de la noche de Sitges, donde se celebran eventos temáticos y se puede escuchar música en directo. Con todo ello se están consolidando como una zona de restauración de referencia en la zona del Garraf.
Restaurante Mirador. lugar de desayuno del Hotel Calípolis Sitges
Restaurante Mirador. lugar de desayuno del Hotel Calípolis Sitges
Durante mi estancia en el Hotel Calípolis me alojé en una Habitación Doble con vistas al mar (también las hay con vistas a la montaña) de la tercera planta.

Habitación Doble con vistas al mar Hotel Calípolis Sitges
Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges

Detalle de bienvenida del Hotel Calípolis Sitges
Detalle de bienvenida del Hotel Calípolis Sitges
Hago hincapié en lo de "con vistas al mar", ya que ha sido uno de los detalles que más me han gustado de este hotel. He estado en algunos hoteles que se vendían como que tenían "vistas al mar" y al subir a la habitación te llevabas la sorpresa de que sí, efectivamente, tenían vistas al mar, que veías con ayuda de unos buenos prismáticos. Bueno, quizá estoy exagerando (la vena andaluza me tiene que salir por algún sitio), pero lo que quiero destacar es que desde la habitación del Hotel Calípolis se veía el mar casi a tus pies, a tan solo unos metros de distancia.

Vistas al mar desde la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Vistas al mar desde la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Además, la habitación cuenta con una terraza bastante grande, con una mesa y dos sillas, para disfrutar aún más la experiencia.

Terraza de la Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges
Terraza de la Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges
Además, contaba con un amplio ventanal que dejaba entrar muchísima luz natural (que no cunda el pánico entre los que necesitan dormir con la máxima oscuridad posible, como es mi caso, ya que cuenta con cortinas opacas que contribuyen a que todo esté lo más oscuro posible).

Ventanal de la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Ventanal de la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
En cuanto a lo que a la habitación propiamente dicha se refiere he de decir que era bastante grande (entramos en un tema siempre peliagudo, el tamaño de las cosas, algo que es siempre muy relativo, pero, teniendo en cuenta que la habitación mide unos 25 metros cuadrados y mi minipiso 30 metros cuadrados, es normal que tenga la sensación de que sea grande, ¿no?).  La habitación estaba equipada con TV de pantalla plana con canales en español, inglés, francés, alemán y ruso; teléfono; aire acondicionado; escritorio y conexión Wi-Fi gratuita. El baño era también amplio, con una bañera grande y un kit de artículos de tocador de lo más completo, con gel, champú, crema hidratante, esponja...

Artículos de tocador del Hotel Calípolis Sitges
Artículos de tocador del Hotel Calípolis Sitges
Pasé una noche tranquila, si bien podía oír el arrullo de las olas y muy raramente algún que otro sonido algo menos relajante de la calle, consecuencia de la fiesta que hay en Sitges un sábado por la noche. No obstante, no tuve ningún problema en conciliar el sueño y no me desperté en mitad de la noche por los gritos de exaltación de la amistad que a veces se producen a ciertas horas de la madrugada.

En cuanto a mi experiencia gastronómica en el Hotel Calípolis de Sitges he de decir que fue toda una gozada. Desde el tentempié-merendola que disfruté en el Bar Terraza, pasando por el desayuno en el Restaurante Mirador, hasta la cena en el restaurante Ágora.

Merienda en el Hotel Calípolis Sitges
Endulzando la tarde en el Hotel Calípolis Sitges
Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo una pequeña selección de los entremeses que pude degustar durante la cena del Hotel Calípolis. ¡Atención! Las imágenes que vas a ver a continuación pueden generar una importante y repentina segregación de saliva en tu boca, que se traducirá en un ataque agudo de hambre (sobre todo, según a la hora en que estés leyendo este post).

Cena Hotel Calípolis Sitges
Cucharita con salpicón de bogavante

Cena Hotel Calípolis Sitges
Ensalada de manzana verde y salsa de togur

Cena Hotel Calípolis Sitges
Gazpacho de frutas

Cena Hotel Calípolis Sitges
Trío de postres en la cena del Hotel Calípolis Sitges

Como conclusión, puedo decir que mi estancia en Sitges fue de lo más agradable, no solo por el buen ambiente y la oferta cultural de la ciudad, sino también por la experiencia en el Hotel Calípolis Sitges.

Puntos fuertes del Hotel Calípolis Sitges

- La terraza y las vistas al mar desde la habitación.
- La ubicación en pleno centro (a no más de 10 minutos a pie de los Museus de Sitges y la Casa Bacardí) y a escasos metros de la playa.
- La oferta gastronómica y de ocio: bar, restaurantes, Lizard CLC.
- Alquiler de toallas gratuito para ir a la playa.

Puntos débiles del Hotel Calípolis

- Insonorización de la habitación


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.