Síguenos en Facebook

martes, 13 de febrero de 2018

El alma de Hong Kong

Volvemos a tener un post invitado de Marco Sansalone, creativo publicitario entre cuyas aficiones está hacer vídeos de viaje y la fotografía. En su última colaboración nos transportó a través de su vídeo a Japón. Ahora, nos llevará a Hong Kong. Muchísimas gracias, Marco, por permitirnos sentir el alma de Hong Kong y compartir tu experiencia con los demás Adictos a los Viajes.

Nuevo viaje, nuevas etapas y siempre Asia. Esta vez un recorrido visitando Taiwán desde Taipei para luego bajar hasta Kaohsiung llegando finalmente a Hong Kong.
          
Esta última etapa ha sido una experiencia intensa y emocionante, exactamente como la ciudad se presenta a los millones de visitantes que cada año pisan su isla principal, la península y las varias islas que le pertenecen (Kowloon, la isla Hong Kong y New Territories).

Situada al sureste de China con el nombre oficial de “Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China”, la ciudad destaca por ser una de las más modernas y densamente pobladas del mundo (más de 7 millones de habitantes).

La ciudad de Hong Kong cuenta con numerosas atracciones turísticas para visitar, desde los típicos centros comerciales hasta las mercados nocturnos, pasando por templos y rutas a través de barrios famosos por su arquitectura de inmensos rascacielos. No hay motivo alguno para aburrirse, la ciudad es entretenida y hay algo que va más allá de lo que es el típico destino asiático.

Hong Kong es un concentrado de tradición y cultura china junto a una influencia británica, por su presencia en el pasado.

En mi experiencia he intentando seguir una ruta compuesta de lugares conocidos, aprovechando el contacto con gente local debido a que en Hong Kong se habla bastante inglés.

Una de las mejores maneras para disfrutar de unas vistas impresionantes de Hong Kong es el Victoria Peak (Cumbre Victoria). A través de un antiguo tranvía es posible subir a la zona alta de la isla para luego ver lo poderosa que es Hong Kong. Isla y península a tus pies.

Victoria Peak
Victoria Peak
El puerto, con su Avenida de las Estrellas, es una típica visita. Lo que me gustó fue el espectáculo nocturno “Symphony of Lights” (el concepto de proyecciones es interesante, pero la música y la locutora de fondo, decepcionantes. Muy años 80-90).

Symphony of Lights
Symphony of Lights
Detrás de su conocida faceta comercial, Hong Kong esconde también su lado religioso, en el que destacan sus templos. En sitios como el Man Mo Temple y el Wong Tai Sin Temple el tiempo parece pararse y te quedas mirando como los hongkoneses están concentrados en sus rituales rezando.

Wong Tai Sin Temple
Wong Tai Sin Temple
Saliendo de la isla de Hong Kong es posible explorar otra isla para quedarse asombrados por su inmenso buda. Hablamos de la isla de Lantau, la más grande y la más tranquila (solo 45 mil habitantes) en la cual es posible ver el gran Tian Tan Buddha. Un largo recorrido por escaleras llevan a lo más alto, frente a un imperioso buda rodeado de seis estatuas de bronce, conocidas como “La Ofrenda de los seis Devas”.

Lantau
Lantau
La performance de Kung Fu en el Kowloon Park representó, en mi viaje, la transición de la parte religiosa histórica a la Hong Kong moderna de edificios y mercados nocturnos.

Kung Fu en el Kowloon Park
Kung Fu en el Kowloon Park
 Ahora tocaba visitar las zonas urbanas densamente habitadas conocidas como “Public housing” (viviendas sociales), ya que Hong Kong tuvo que tomar medidas importantes para gestionar la vivienda de sus poblaciones. Edificios inmensos con viviendas de pequeño tamaño para vivir. Estos grandes aglomerados se caracterizan por su interesante aspecto arquitectónico, hasta tal punto de que muchos de ellos son metas de visitas para instagramers. Entre ellos destaca el Nam Shan Estate, un conjunto de edificios de color dominante verde con un parque situado encima de un mercado.

Nam Shan Estate
Nam Shan Estate
Entre mis preferidas está la Choi Hung Estate, la vivienda social más antigua en Hong Kong. Un local me dijo que los tonos de sus colores hacen referencia al arcoíris, para que pueda elevar los espíritus de los residentes.

Choi Hung Estate
Choi Hung Estate
El Ping Shek Estate es otro gran edificio. Desde el interior es posible apreciar una infinita cantidad de plantas que rodean de forma cuadrada un pozo de luz, dando lugar a una vista impresionante.

Ping Shek Estate
Ping Shek Estate
La Montane Mansion es popular entre fotógrafos por su perfecta simetría, que permite sacar fotos muy interesantes. Con un “plano nadir”, mirando hacia el cielo, las numerosas ventanas crean un efecto casi claustrofóbico.

Montane Mansion
Montane Mansion
Otra manera de vivir la isla de Hong Kong, sus calles y la gente es subiéndose a un tranvía. Conocidos entre locales por el nombre de “Ding Ding”, estos tranvías han sido una forma de transporte durante más de 110 años. Montarse y recorrer una línea o más por la isla es una experiencia interesante.

Tranvía de Hong Kong
Tranvía de Hong Kong
Hong Kong nunca pierde su ritmo, ni siquiera de noche. A estas horas es posible visitar muchos mercados. Entre los más conocidos están el Temple Street Market o el Ladies Market. Este último me llamó la atención por su cantidad de gente y músicos callejeros. Puro entretenimiento teniendo en cuenta las cosas absurdas y raras que te puedes encontrar.

Mercado nocturno Hong Kong
Mercado nocturno Hong Kong
En definitiva, como ya dije, Hong Kong es una mezcla de culturas, gente, comercios y tradiciones. Un lugar en el cual oriente y occidente se encuentran dando vida a una mezcla fascinante. En nada es posible pasar entre tradiciones antiguas a la modernidad. Una ciudad con un alma potente y vibrante que merece la pena visitar. Un alma que he intentado trasmitir en mi vídeo “The Powerful Soul of Hong Kong”.

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

1 comentarios:

Gracias por tu entretenido post. ¡Que ganas de visitar Hong Kong!

Publicar un comentario