Síguenos en Facebook

lunes, 18 de junio de 2012

5 motivos para visitar Estambul

Estambul, la ciudad más grande de Turquía y la tercera más poblada de Europa con más de 10 millones de habitantes, fue durante bastante tiempo el lugar más lejano al que había viajado. Después, cuando pude comenzar a viajar con más frecuencia, mis horizontes se ampliaron y mi Currículum Viajero también, haciendo que Estambul perdiera ese récord de lejanía.
Durante mis visitas a la antigua Bizancio y Constantinopla he podido descubrir una ciudad enérgica con una mezcla peculiar entre Oriente y Occidente que hace de ella un lugar interesante para visitar. A continuación, hablaré de 5 razones para visitar Estambul.



Visitar la Mezquita Azul

La Mezquita del Sultán Ahmed o Mezquita Azul, es en mi opinión, uno de los monumentos más impresionantes del mundo. Sus seis alminares exteriores, algo único en el momento de su construcción que sólo compartía con la mezquita de La Meca, dan al conjunto arquitectónico la sensación de majestuosidad, ligereza y altura. Del exterior destaca también el sistema ascendente y descendente de cúpulas y semicúpulas, entre las que destaca su gran cúpula central de 23,5 metros de diámetro y 45 metros de altura en el centro.
Fue construida entre los años 1609 y 1617 frente a la que por aquel entonces era la mezquita mas venerada de Estambul: Santa Sofía. Para su construcción se utilizaron grandes cantidades de materiales, como piedra y mármol y su diseño aúna elementos bizantinos con características propias de la arquitectura islámica tradicional.

Conocida popularmente como Mezquita Azul por ser este el color que más destaca en su decoración interior, cuenta con más de 20.000 azulejos de cerámica fabricados a mano por artesanos de Iznik. Como motivos decorativos destacan también los versos del Corán realizados, algunos de ellos, por Seyyid Kasim Gubari, considerado como el mejor caligráfico de su época.


Ver un atardecer en el Cuerno de Oro

Teniendo en cuenta mi afición por ver las mejores puestas de sol de todos los lugares que visito, no podría excluir un atardecer en Estambul. El Cuerno de Oro es un estuario ubicado a la entrada del estrecho del Bósforo. Las fotografías que se pueden tomar desde algunos de sus puentes a última hora de la tarde son espectaculares. De hecho, será una de estas fotos de atardecer la que usaré para participar en el concurso que Viator está organizando a través de su página de Facebook, en el que buscan la foto del verano. Viatorcom.es, uno de los líderes mundiales en información, reservas de actividades y experiencias turísticas en más de 850 destinos, quienes recientemente han anunciado el lanzamiento de una nueva competición en Facebook, dando la oportunidad de ganar 250€ para gastar en su página web.

Visitar el museo de Santa Sofía (Hagia Sophia)

Santa Sofía fue construida originalmente como basílica patriarcal ortodoxa. Sin embargo, con la llegada del Imperio Otomano en 1453, fue reconvertida en mezquita, función que conservó hasta 1931, momento en que se secularizó. En 1935 se abrió como museo.


Es el símbolo de la arquitectura bizantina y fue la catedral más grande del mundo durante casi mil años. 


Destaca su gran cúpula de media naranja de 56 metros de altura y 31 metros de diámetro y por los importantes mosaicos bizantinos que alberga en su interior, como el que representa a Cristo Pantocrátor, que data aproximadamente de 1280.



El Gran Bazar de Estambul

El Gran Bazar de Estambul es el centro comercial más antiguo del mundo, el mayor bazar de la ciudad y uno de los más grandes del mundo. Está ubicado en plena ciudad vieja y consta de 58 calles y más de 4000 tiendas. Se organiza de forma gremial, así pues, las calles llevan el nombre del gremio que trabaja en ellas. De esta forma es posible encontrar la calle de los vendedores de espejos, la de los vendedores de piel... En él se puede comprar una gran variedad de artículos, desde joyas, calcetines y relojes hasta las famosas delicias turcas.

Si te gusta ir de compras, está claro que este es uno de los imprescindibles para tu viaje a Estambul, eso sí, tendrás que hacer gala de tus dotes de regateo. He de decir que muchos de los comerciantes hablan inglés e incluso español, por lo que es más fácil que regatear en China.

Crucero por el Bósforo

Nada mejor para desconectar del ajetreo del casco histórico y descansar después de haber estado recorriendo el Gran Bazar que un crucero por el estrecho del Bósforo, que comunica el mar de Mármara con el mar Negro. Las vistas que hay son impresionantes. En un lado, la parte Europea y en la otra, Asia. Todo esto unido por 2 grandes puentes sobre el estrecho, uno de ellos te resultará familiar, pues se construyó imitando al Golden Gate de San Francisco. En sus orillas se pueden ver grandes edificios y palacios, como el Palacio de Dolmabahce.

La longitud del estrecho del Bósforo es de 30 km y las excursiones organizadas pueden durar entre 2 o 3 horas. Quizá el inconveniente principal de este tipo de tours es que hay mucha gente en los ferrys. La alternativa es alquilar un barco privado, lo que conlleva un incremento del precio. 


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

4 comentarios:

Gracias! La verdad es que Estambul es muy fotogénica.
Un saludo!

La verdad es que si a algún sitio me gustaría ir es a Turquia, la puerta entre oriente y occidente.
Monumentos y mezquitas, que es lo que me gusta.
Buen post y excelentes fotos
Saludos

Gracias, Gildo! Turquía es un país increíble! En cuanto puedas, ve a hacer una visitilla.

Publicar un comentario en la entrada