Síguenos en Facebook

martes, 26 de abril de 2011

Encantes Viejos de Barcelona - Lugares con personalidad

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar un lugar de Barcelona del que había oído hablar bastante: los Encantes. Se trata de un mercado de 15.000 m² donde cerca de 500 comerciantes venden mercancías difíciles de dar salida por otras vías comerciales. También se pueden comprar productos nuevos a precios económicos. Los Encantes Viejos también reciben el nombre de Fira de Bellcaire y son un punto neurálgico para la venta de antigüedades y artículos de segunda mano de la ciudad condal.

La historia de este mercado se remonta a mediados del siglo XIII, cuando existían los Encants y el mercado de Bellcaire de forma independiente. En esta época la peste hacía mella en la población y para evitar que la enfermedad se propagara se ordenaba la quema de los muebles y ropas de los difuntos. Sin embargo, muchos de estos objetos acababan en manos de traperos que los vendían a extranjeros fuera de las murallas de la ciudad. La forma de venta era “en cantes”, es decir, gritando a viva voz el precio de las mercancías (de ahí su nombre “encantes”). Los días de mercado eran los lunes, miércoles y viernes por la mañana.

Al mismo tiempo existía el mercado de Bellcaire. Hay distintas teorías que explican el porqué de su nombre. Una de ellas es su ubicación en la zona de Bellcaire, en la actualidad lugar donde está el Palacio de Justicia, en el Paseo de Lluís Companys. También podría haber recibido su nombre por la ciudad de Beaucaire, en la región de Languedoc, donde en el siglo XVIII se celebraba cada año una famosa feria de objetos usados. Otra hipótesis podría ser el nombre que se le daba en la antigüedad a las cosas usadas, que tenían aspecto viejo (caire vell, en catalán). En esta feria los traperos ambulantes vendían los domingos por la mañana los objetos que habían comprado o recogido durante la semana.

En un primer momento, los Encantes estaban ubicados en la Plaza de San Jaime, en los límites del barrio judío de la ciudad, una zona marginal donde se podían llevar a cabo este tipo de transacciones comerciales. Posteriormente, se urbanizó la zona, por lo que los Encantes fueron trasladados a otro lugar “apartado”, en este caso junto a la Lonja, cerca del puerto. Se vendían objetos y muebles de segunda mano provenientes de hurtos, casas de empeño o herencias. También se podían comprar ropas, joyas, muebles nuevos, relojes, libros viejos

Es en el año 1850 cuando se tiene constancia de la unión de los dos mercados. El Mercado de Bellcaire es trasladado detrás de la Lonja por razones de urbanización de la zona donde se encontraba. Así pues, los dos mercados confluyen en la calle Consulat de Mar.

Unos años después, se decide ampliar y transformar el frente marítimo y el puerto para la Exposición Universal de 1888, por lo que, de nuevo, en 1884, el ayuntamiento decide buscar un nuevo emplazamiento a estos mercados. El lugar elegido fue una zona, urbanizada pero baldía, del Ensanche: la zona del Mercado de San Antonio. Al convivir con este mercado, algunos vendedores del Mercado de Encants-Bellcaire decidieron expandirse por las calles aledañas ocupando el espacio público, como las plantas bajas de los edificios ya construidos, por lo que se empezaron a combinar los tenderetes provisionales con tiendas propiamente dichas.

Finalmente, en el año 1928, antes de la Exposición Universal de 1929 se decidió trasladar los Encants Vells a su actual ubicación al lado de la Plaza de Glorias. La zona de Sant Antoni era en esa época un lugar de comunicación entre el centro de la ciudad y el recinto de la Expo de Montjuic. Además, se quería lavar la imagen de la actividad degradante que se llevaba a cabo en el Mercado de Encants-Bellcaire.

Desde entonces, el mercado ha permanecido en este lugar, si bien la sombra de otro posible traslado sigue planeando por la “inminente” urbanización de la zona.

En la actualidad hay mercado los lunes, miércoles, viernes y sábados de 07:00 a 17:00, siendo las 15:00 la hora de más actividad.

El mercado es accesible en transporte público a través de las líneas 1 (Glóries) y 2 (Encants) de metro, de las líneas T4 (Glòries) y T5 (Glòries y La Farinera) de tranvía y de numerosos autobuses urbanos.


El autor José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones.Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

Créditos Imagen: Oh Barcelona en Flickr

5 comentarios:

Gracias por la información! Lo tendré en cuenta para mi próxima visita por Bcn.

Hola Luis, Cómo te va?
Parece muy interesante ese lugar. Estaría bueno conocerlo, considerando los años que lleva allí.
Sabes, yo soy de Uruguay y esto me hace recordar una feria que se desarrolla en Montevideo hace muchos años, se llama la Feria “Tristan Narvaja”, esta todos los domingos. Es increíble lo que puedes encontrar en ella; comida, elementos nuevos y usados (que en muchos casos la gente saca de su propia casa para vender), música en vivo, espectáculos varios..es algo increíble y único; aquí te dejo unos vídeos que encontré en youtube para que veas mejor de qué te hablo; http://www.youtube.com/watch?v=u_Juz9E7slQ&NR=1.....http://www.youtube.com/watch?v=dkxelvkJfkw&NR=1..
Conoces Uruguay?? Ojala puedas venir alguna vez!
Saludos. Valeria

Antiguedades? lo tengo claro en mi proxima visita a Barcelona no me lo pierdo... que me decis del Museo de Arte Nacional de Cataluña?...? seria interesante visitarlo? tambien me quedo pendiente

Jejeje. lo de en-cantes es muy curioso.
Un lugar al que voy a menudo.....dando un paseo.
Hay DVD y CD virgenes a muy buen precio.....garantizados, y algunas cosas más que me interesan.
Interesante post.
Saludos

Publicar un comentario en la entrada