Síguenos en Facebook

lunes, 15 de febrero de 2016

Trekking por el Cañón del Colca, Perú

Hacer un trekking por el Colca, el segundo cañón más profundo del mundo, es una de las experiencias más gratificantes y agotadoras que he hecho en mis viajes. 

Trekking por el Cañón del Colca, Perú
Trekking por el Cañón del Colca, Perú
Desde siempre me ha gustado hacer senderismo, por lo que caminar entre altas montañas andinas de más de 3000 metros de altura era toda una aventura que me llamaba mucho la atención. 

Cañón del Colca, Perú
Cañón del Colca, Perú
Estaba seguro de que me iba a quedar maravillado andando por estos parajes montañosos de Perú, y sabía el precio que tenía que pagar: los soles que costara la excursión que contratamos en Arequipa. y el esfuerzo de la caminata, aunque, sinceramente, en aquellos momentos no era consciente de lo que me costaría, de todo lo que "sufriría" hasta conseguir descender el cañón y volverlo a subir.

La excursión al cañón del Colca la contratamos en Arequipa. En esta ciudad hay numerosas agencias que la ofrecen a precios muy similares. Estas excursiones tienen distinta duración, pero  nosotros elegimos la de 2 días y 1 noche. 

El primer día nos recogieron de madrugada en el hostel donde nos estábamos alojando y nos llevaron en una minivan por una carretera de curvas y a toda velocidad hasta Chivay, cruzando paisajes lunares y agrestes a más de 4000 metros de altitud. Una vez en Chivay, desayunamos y aproveché para tomar mate de coca, la infusión que se utiliza para evitar el tan temido soroche o mal de altura

Mirador de la Cruz del Cóndor, Perú
Mirador de la Cruz del Cóndor, Perú
Después, fuimos al mirador de la Cruz del Cóndor, desde donde se puede ver volar a estas aves, consideradas como símbolo nacional de Perú

Mirador de la Cruz del Cóndor, Perú
Mirador de la Cruz del Cóndor, Perú
La verdad es que sorprende ver el vuelo de este animal, una de las aves más grandes del mundo.

Vuelo del cóndor en la Cruz del Cóndor
Vuelo del cóndor en la Cruz del Cóndor
Después de una hora por allí, volvimos a la minivan, que nos trasladó a una gran explanada donde iba a comenzar lo bueno: el trekking por el Cañón del Colca.

Trekking por el Cañón del Colca, Perú
Trekking por el Cañón del Colca, Perú
Teníamos por delante dos días de caminata. Durante el primer día bajaríamos hasta el río Colca. Unas 8 horas de descenso, con una parada para comer, y cuya meta era llegar al "Oasis", el lugar donde pernoctaríamos. El segundo día, que era aparentemente más fácil puesto que no había que caminar tanto tiempo, lo dedicaríamos a ascender el cañón.

Trekking por el Cañón del Colca, Perú
Trekking por el Cañón del Colca, Perú
El descenso fue bastante costoso. Un sol de justicia nos calentaba y nos hacía sudar hasta por las pestañas. Caminábamos por senderitos en pendiente, en ocasiones bastantes estrechos, por la ladera de las montañas. El objetivo era descender por una ladera del cañón hasta llegar al nivel del río, cruzarlo y continuar por la otra ladera.

Trekking por el Cañón del Colca, Perú
Descendiendo por el Cañón del Colca
Con el paso de las horas, el cansancio iba haciendo mella y las rodillas empezaban a cargarse. Había que hacer bastante fuerza con ellas al bajar por el camino, a la vez que sorteabas baches, piedras, pedruscos, zonas de gravilla que te hacían resbalar... Y todo esto con el gran problema de la falta de oxígeno que hay por esas alturas. Este fue mi verdadero caballo de batallas. Pero en aquellos momentos, mientras descendía, no era consciente de que lo verdaderamente difícil en cuanto a la escasez de oxígeno llegaría al día siguiente, durante el ascenso. 

Río Colca, Perú
Río Colca, Perú
Durante la caminata del primer día pasamos por pueblecitos andinos, como el de Cosñirhua.

Iglesia de Cosñirhua, Cañón del Colca
Iglesia de Cosñirhua, Cañón del Colca
Allí, parecía que el ritmo de vida funcionaba de distinta manera. La sensación de aislamiento era tan grande que a veces me asaltaba la especie de pánico que a veces siento cuando pienso en el lugar tan inaccesible en el que me encuentro y que está tan alejado de algún núcleo urbano importante.

Vida rural en el Cañón del Colca
Vida rural en el Cañón del Colca, Perú
Un poco antes de la caída de la noche, por fin llegamos al "Oasis", donde nos alojamos en una especie de cabaña, cenamos y descansamos. Fue uno de los momentos más especiales del viaje, sobre todo, ver el cielo estrellado en ese lugar tan alejado de cualquier foco de iluminación (no había corriente eléctrica ni siquiera en las cabañas). En mi vida he visto un cielo igual. 

Tras unas horas de descanso, tocaba ponerse de nuevo en marcha. Empezamos de madrugada, de noche. Con nuestros frontales comenzamos a ascender. No llevábamos ni 5 minutos caminando cuando ya supe que aquello no iba a ser fácil. También se produjeron las primeras bajas. Hubo gente que decidió regresar al Oasis y subir en mula. Salvaríamos una diferencia de altura de unos 1000 metros en unos 8-10 km, es decir, pasaríamos de los 2600 metros a los 3600 metros sobre el nivel del mar. 

Trekking en el Cañón del Colca
Trekking en el Cañón del Colca
Pensé que no sería capaz. La sensación de ahogo era bestial. Me faltaba el oxígeno. Por más que respiraba, tenía la impresión de que el aire que entraba a mis pulmones no servía de nada. Necesitaba parar para que el oxígeno surtiera su efecto. Tenía la sensación de haber estado corriendo durante 10 minutos a máxima velocidad, aunque en realidad solo había caminado 2 minutos y a paso de tortuga por una cuesta. 

Ascenso del Cañón del Colca en mula
Ascenso del Cañón del Colca en mula
Se hizo de día. El oxígeno seguía sin aparecer y mi cansancio rozaba el extremo. Mi compañera se sentía igual que yo y otros chicos de la excursión también, por lo que descarté la idea de que fuera un problema mío de falta de resistencia.  

Cada 5 minutos tenía la necesidad de parar, de aspirar el aire, de bajar mis pulsaciones. Durante esos 5 minutos en los que llenaba de oxígeno mis pulmones era cuando me deleitaba con el paisaje, cuando sentía lo extremadamente pequeño que era, arropado por esas gigantescas montañas, cuando era consciente del silencio, roto por los jadeos de mi respiración. Sólo durante esos 5 minutos era consciente de dónde estaba. Es triste, pero mientras subía por esas cuestas, no podía mirar hacia arriba. Solo me centraba en respirar, en mantener un ritmo de respiración constante, en que no se dispararan los latidos de mi corazón.

Al cabo de poco más de tres horas llegamos a la cima. Exhaustos. Pálidos. Pero contentos.

Trekking por el Cañón del Colca completado
Felices por haber completado el trekking por el Cañón del Colca 
Tenía la sensación de haber puesto al límite mi cuerpo. Eso me satisfacía pero me daba cierto temor a la vez. Estaba emocionado. Ahora solo nos faltaba caminar un poquito más, pero era en llano, por lo que eso ya era "pan comido".

Llamas por el Cañón del Colca
Llamas por el Cañón del Colca
Ganado en el Cañón del Colca
Ganado en el Cañón del Colca
Y esta fue mi experiencia de trekking por el Cañón del Colca, en Perú. Si tú estás pensando hacerlo, te animo, los paisajes son increíbles, pero sé consciente de que no es fácil, sobre todo a nivel respiratorio, y que habrá momentos en que vas a sufrir un poquito. Quizá esté exagerando, ya sabéis que soy de Andalucía, pero sé de gente que lo ha hecho, como mis compañeros Lowcosteros, y que opina lo mismo que yo.

Terrazas de cultivo
Terrazas de cultivo cerca del Cañón del Colca
¿Alguien más ha hecho el trekking por el Cañón del Colca? ¿Qué tal fue la experiencia? Ayudadme a saber si soy un "debilucho" o  si realmente es algo costoso a nivel físico.

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

3 comentarios:

Efectivamente, pensamos lo mismo que tú, no estás exagerando, jajaja. Qué manera de sufrir y qué manera de sudar pero podemos decir que lo hemos conseguido =) Abrazos,
Manu (Lowcosteros.com)

Se ve que es un recorrido muy guapo, he estado en trekings de altura con todas sus cosas, buenas (los paisajes) y las no tanta (mal de altura), pero estoy buscando info para cuadrar un viaje a Peru, gracias por la info.

Es una linda experiencia, nosotros lo hicimos con un guía local y nos desvíamos de la ruta turística para ir a visitar a su madre que vive en el cañon, en un casa sin electricidad, por lo que no la puede llamar para ver como se encuentra. Era la abuela más abuela que vi nunca, casi ciega y viviendo sola ahí! Pero Cosme, su hijo, nos decía que no quiere irse de ese hermoso paraje.
Fuet-i-Mate

Publicar un comentario