Síguenos en Facebook

domingo, 20 de julio de 2014

Botiquín de viaje para África, vacunas y otros consejos sanitarios

A la hora de preparar un viaje, la salud es algo que hay que tener muy en cuenta. En general, se presta bastante atención al tipo de ropa que se va a llevar, al calzado, a la cámara de fotos, si llevas o no chubasquero... Pero a veces, el tema sanitario puede quedar un poco en segundo plano.

En mi caso, cada vez que viajo intento seguir una serie de recomendaciones sanitarias para viajeros internacionales y contratar un seguro de viaje (nunca se sabe qué va a pasar, y, como decía mi abuela, "donde va el cuerpo, va el peligro"). Así que, como era de esperar, puse especial atención al tema de la salud durante la preparación de mi viaje a Burkina Faso, mi primera aventura en el África negra.

botiquin-vacunas-africa

Fui a un Centro de Vacunación de Sanidad Exterior, concretamente al de Barcelona, para informarme de qué vacunas necesitaba ponerme para viajar a África y de otras cuestiones médicas.

Para viajar a Burkina Faso tuve que ponerme obligatoriamente la vacuna de la fiebre amarilla, pues es un requisito indispensable para la entrada al país. De hecho, en cuanto bajé del avión y entré en la terminal del Aeropuerto Internacional de Ouagadougou, ya estaba esperándome un control para revisar mi cartilla de vacunación internacional, que me dieron tras pegarme el pequeño pinchazo al inocularme el virus en Barcelona, un mes antes aproximadamente de mi llegada a Burkina.

Durante la entrevista con la médica que me atendió, también quedamos en que me pondría la vacuna antimeningocócica tetravalente (en palabras entendibles, la vacuna para prevenir la meningitis de los grupos A, C, Y y W135), si bien no era la temporada alta de riesgo.

También me planteó la posibilidad de tomar una vacuna oral frente la fiebre tifoidea (tres pastillas en total, tomadas una cada dos días, unos 10-15 días antes del comienzo del viaje). Se trata de una vacuna que no es 100% efectiva y cubre al 50%-80% aproximadamente de los vacunados. Yo no me vacuné.

Las vacunas de la hepatitis A y B también hay que ponérselas. En mi caso, ya las tenía. La primera me la pusieron cuando era pequeño y la segunda, antes de viajar a Guatemala.

 También me recomendó hacer la profilaxis contra la malaria, teniendo en cuenta que Burkina Faso es una zona con alto riesgo de paludismo, más aún en la estación lluviosa, cuando los mosquitos proliferan por doquier. Así que hice caso a la médica y comencé el tratamiento de Malarone: una pastilla diaria que tuve que tomar 2 días antes de llegar a la zona de riesgo, durante toda mi estancia y 7 días después de salir de la zona de riesgo. Se recomienda tomar la pastilla a la misma hora y con comida (preferiblemente con alimentos grasos).

Como todo medicamento, el malarone tiene efectos secundarios y reacciones adversas, si bien en mi caso, no padecí ninguno.

Y una vez estaba vacunado para viajar a Burkina Faso, me puse a contratar el seguro de viaje. Para este viaje a África, lo hice con Iati SegurosAfortunadamente, no lo tuve que utilizar. No obstante, saber que dispones de un buen seguro de viaje y que en caso de emergencia estás cubierto es algo que te tranquiliza mucho durante la aventura.

Por último, me dispuse a preparar el botiquín de viaje para África, de manera muy concienzuda, pues iba a ir a zonas rurales bastante apartadas. En mi botiquín para ir a Burkina Faso llevé:

- Analgésicos y antitérmicos, como paracetamol o ácido acetil-salicílico.
- Antiinflamatorios, como ibuprofeno.
- Antibióticos: amoxicilina.
- Antidiarreicos: Loperamida (Fortasec o Imodium). Fermentos lácticos vivos (probióticos) y sobres de suero.
- Antifúngicos para las infecciones por hongos, como Miconazol (crema de Canestén, por ejemplo).
- Antisépticos o desinfectantes, como Betadine.
- Protector solar de factor +50 (es que soy muy muy blanquito...)
- Repelente de insectos (por ejemplo, Relec ExtraFuerte, importante que contenga 40% DEET), que fue mi perfume durante todo el viaje.
- Gasas, tiritas y termómetro.

Y una vez preparado por dentro y por fuera, y respaldado por el seguro de viaje de IATI, llegó el día en que pisé Burkina Faso por primera vez, comenzando así una de las experiencias más bonitas, intensas y duras que he tenido hasta ahora, y que iré contando poco a poco próximamente.

El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

2 comentarios:

Beaucoup de précautions à prendre mais indispensables ! J'ai hâte de lire la suite de tes aventures. Bisous

¿Sabes? Creo que es el primer post sobre este tema, que he leído, muy completo y concienzudo.
¡Ansiosa por empezar a leer tus relatos!
¡Besos!

Publicar un comentario en la entrada