Síguenos en Facebook

domingo, 5 de mayo de 2013

10 consejos para viajar a Egipto

Como siempre, antes de emprender un viaje, me pongo a buscar información del destino, a leer blogs sobre experiencias de personas que ya hayan estado, a consultar guías... De todo lo que leí y de mi experiencia en Egipto aquí os dejo mis consejos para viajar a Egipto.

El tiempo en Egipto

Egipto es un país bastante caluroso, sea cual sea la época del año que se elija para viajar. También hay diferencias entre las distintas zonas geográficas del país. Así, por ejemplo, El Cairo y Alejandría, tienen un clima más suave que las áreas del centro o del sur, extremadamente calurosas en ciertos momentos del año. Yo viajé en la que se supone que es una de las épocas más aconsejables para viajar, en marzo (final de invierno y principios de primavera), pero pasé un calor bastante fuerte.
Durante el día, en la zona de Lúxor se llegaba con facilidad a los 28 grados y más al sur, en Assuán, superábamos los 30 grados. No quiero ni imaginar lo que puede ser estar allí en pleno julio o agosto. Es cierto que a la caída de la noche la temperatura desciende un poco, por lo que una chaqueta ligera se agradece.
En El Cairo, como ya he mencionado, tienen unas temperaturas más suaves.

El regateo y las propinas en Egipto

Para las compras, ármate de paciencia. La necesitarás durante el regateo que requiere casi todo. Es una forma de regatear algo distinta a la que se practica en China. En Egipto, por ejemplo, no vas a tener que usar una calculadora para mostrarle el precio que quieres pagar. Normalmente los comerciantes saben numerosos idiomas, entre ellos el español. A veces, puede resultar algo pesado y extenuante tener que regatear el precio de tantas cosas, incluidos los taxis. Si no estamos acostumbrados a regatear, tendremos la impresión de que nos están engañando en la mayoría de las veces. Intenta bajar a un poco más de la mitad del precio que te piden. A veces se puede comprar lo que quieres rebajado hasta un 60% o 70%, pero se necesita pericia y práctica para ello.
En cuanto al tema de las propinas en Egipto... Prepárate para tener la impresión de que hay que pagar propina casi hasta para poder respirar. De acuerdo, quizá esté exagerando, es mi vena andaluza que no puedo evitar que salga a veces... Ahora sí, en serio, te van a pedir propina para casi todo. Vas a sentir que las libras egipcias se evaporan de tus manos (y no precisamente por el calor). Todo, y cuando digo todo es todo, es "propinable". De hecho, muchos empleados de distintos sectores turísticos sólo viven de las propinas. Según algunas cosas que he leído, los guías turísticos tienen un salario base ínfimo que deben completar con sus propinas.

Medicinas, crema solar y antimosquitos en Egipto

Lleva siempre tu botiquín de viaje, pero para este destino no olvides en ningún caso los antidiarréicos y los medicamentos para las náuseas o vómitos. Es muy frecuente tener problemas gastrointestinales en Egipto, por lo que llevar estas medicinas nos pueden salvar de malos ratos.
No olvides tampoco llevar crema solar de un factor muy alto. El sol es muy potente, sobre todo en el Medio Egipto y en el sur. Ponte crema incluso si el día está nublado si no quieres salir del color de las gambas en las fotos.
Y, por supuesto, llévate una buena loción o spray antimosquitos, sobre todo si haces un crucero por el Nilo. Es muy agradable disfrutar de las noches estrelladas en la cubierta del barco, pero hay que evitar las picaduras de estos insectos.

Conducir en Egipto

Egipto no está hecho para corazones débiles o conductores inexpertos. No es un lugar fácil para conducir. Conducir por Egipto va a poner a prueba tu habilidad y tus nervios.
En Egipto, parece no existir las señales de tráfico o los semáforos. Para los viandantes no hay pasos de peatones y la gente cruza por donde quiere/puede.
En las carreteras te puedes encontrar con burros, camellos, vendedores, personas y niños que pasan o caminan... Además, algunas carreteras no están bien asfaltadas, por lo que encontrarás baches bastante importantes que pondrán a prueba los amortiguadores del coche y en peligro tu cabeza, al poder darte un buen coscorrón con el techo del vehículo. Tampoco es extraño ver que los coches y camiones adelantan aunque hayan vehículos que vienen de frente. Los automóviles que adelantan, suelen encender intermitentemente las luces como aviso, pero no lo hacen siempre.
La imagen que tengo del tráfico en las ciudades es de algo caótico y anárquico. El intermitente brilla por su ausencia, así como encender las luces del coche por la noche. ¡La mayoría va sin luces! Lo que está muy de moda es el claxon. De hecho, utilizan el claxon creo que para todo. Si quieren cambiar de carril, que lo hacen constantemente en plan zigzag, tocan el claxon; si quieren adelantar, tocan el claxon; si van a la velocidad de la luz y no van a parar, te avisan de que frenes tú tocando el claxon. Así que, prepárate para conducir con la sinfonía de los cláxones de fondo.
Ten en cuenta también que a veces se forman unos embotellamientos increíbles, sobre todo en las salidas o entradas de carreteras. Y en hora punta... échale imaginación de la que se lía.
Otro tema es el de la gasolina. Este combustible es barato en Egipto. El problema es que no está muy bien abastecido, por lo que se forman unas colas kilométricas a la entrada de las gasolineras.


El agobio de los comerciantes en Egipto

Cuando estés en zocos, bazares o zonas comerciales turísticas es muy posible que te sientas excesivamente agobiado por los comerciantes de las tiendas. Vendrá uno enseñándote un papiro, dos papiros, un escarabajo... Otro vendrá con una chilaba, un busto de Cleopatra o una pirámide de alabastro... Puede que te rodeen, que te cojan del brazo para mostrarte su tienda o que te den un pañuelo diciéndote que es gratis... Todo son estrategias para captar tu atención y compres. Si eres de los que te pones nervioso con este tema, ve concienciándote de que esto va a pasar. Y ve aprendiendo una de las palabras mágicas: "shukran" (gracias en árabe). Cuando veas que los comerciantes se abalanzan sobre ti y no estás por la labor de comprar nada, mira al infinito (que nunca haya contacto visual) y di shukran. En cuanto haya un mínimo de interacción, ya estás perdido.
Otra cosa es el tema de los niños. Hay niños que se acercan vendiéndote cualquier cosa. En este caso, te aconsejan que no les compres nada, ya que si se hace, se está propiciando que este tipo de prácticas se continúen llevando a cabo.

El agua en Egipto

Supuestamente el agua de El Cairo y del resto de grandes ciudades egipcias está clorada, pero se recomienda no tomarla. Así pues, bebe agua embotellada y evita tomar bebidas con cubitos de hielo.
No tomes fruta con piel, pélala.
El té y otras infusiones se pueden tomar sin problemas, pues se preparan con agua hervida.


Las fotografías en Egipto

En muchos lugares turísticos está prohibido hacer fotografías. Los guías siempre subrayan que en estos sitios no se tomen fotos, ya que es posible que te multen. En el Valle de los Reyes, por ejemplo, no se pueden sacar fotografías en el interior de las tumbas. Si se dan cuenta, es posible que te amenacen con llevarte a la policía. No obstante, lo que muy posiblemente estén buscando es que les des algo de dinero.
Evita ser descarado a la hora de fotografiar a la gente por la calle. Algunas personas se pueden sentir intimidadas  molestas y ofendidas por este hecho.


Viajar por libre o contratar excursiones en Egipto

Mucha gente se pregunta si se puede o no viajar por libre en Egipto. La respuesta es sí. Se puede viajar por libre, pero hace falta disponer de bastante tiempo. Egipto cuenta con una red de autobuses y trenes que permite desplazarse a lo largo y ancho del país, pero se necesita tiempo y flexibilidad para ajustarse a los horarios. Lo que pasa es que es mucho más cómodo y eficiente contratar alguna visita o tours, de ese modo te olvidas de negociaciones, regateos... Eso sí, te costará tres o incluso cuatro veces más que si lo hicieras por tu cuenta.
Un lugar al que es difícil llegar por uno mismo es a Abú Simbel. Allí se va en convoy, por lo que es más complicado ir por libre. No obstante, me consta de que ha habido gente que lo ha hecho.
Si vas a Egipto con un tour organizado y con excursiones contratadas desde tu país, es posible que cuando llegues allí, intenten venderte otras excursiones adicionales. Si no aceptas o intuyen que tienes planeado hacerlas por tu cuenta, es posible que te pongan mala cara y te adviertan de todos los peligros habidos y por haber que tiene Egipto. Pero tranquilo, las cosas no son tan feas como las pintan.

Cómo desplazarse en El Cairo

Una de las mejores formas para moverse por El Cairo es en taxi. Parar a un taxi es muy fácil. Por regla general es una utopía que usen el taxímetro, así que debes negociar el precio con el taxista. Es muy habitual contratar al taxista por un día entero. Le expones los lugares que quieres visitar, el tiempo que vas a estar en ellos y negocias el precio. Ellos se adaptan a todo y en general son bastante amables. Lo lógico es que hagas una carrera con uno y dependiendo de cómo lo veas, de su actitud, plantearle que te lleve durante el resto del día o durante los siguientes días. Es una forma muy eficiente y realmente económica de conocer la ciudad. Además, los taxistas saben de todo y se hacen entender como buenamente pueden, así que es otra forma de acercarse a la población local y sumergirse en la cultura egipcia.

El tabaco en Egipto

Los fumadores encontrarán Egipto como una especie de paraíso, pues se fuma en todos sitios. Además, el tabaco es muy barato. También resulta curioso que con frecuencia los hombres te suelan ofrecer cigarrillos.
Si bien la marca de tabaco más popular en Egipto es Cleopatra, también se pueden encontrar otras marcas, como Marlboro, elaboradas allí. Su concentración de alquitrán es mayor que la de los cigarrillos de España.
Si quieres comprar tabaco para llevártelo a tu país, ten en cuenta que puedes sacar del país 2 cartones por persona (dato en vigor en la fecha de publicación de este post: mayo de 2013).


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

2 comentarios:

Tengo previsto viajar a Egipto a finales de este mes así que me apunto todos tus consejos. Ya he visitado cinco países árabes, así que te doy la razón en muchas de las cosas que cuentas.

Te invito a conocer mi blog de viajes. Yo soy una apasiona de viajar y me gusta contar, sobre todo, las sensaciones que los viajes me dejan. Me gusta contar además del viaje en sí, experiencias. Es un modesto espacio pero espero que te guste. Un saludo,

Trini
http://yoadoroviajar.blogspot.com

Gracias por tus comentarios!! Viajamos en una semana a Egipto y me vienen muy bien tus consejos.
Verónica

Publicar un comentario