Síguenos en Facebook

lunes, 24 de septiembre de 2012

Tradiciones de Cataluña: los Castells

Inmediaciones de la plaza de Sant Jaume de Barcelona. 12 del mediodía. Jornada previa al día grande de las Fiestas de la Mercè. Un turista se queda boquiabierto por el gentío que inunda las calles que salen de la plaza. "¿Qué pasa ahí?", me pregunta con la mirada. "Son los castellers", le contesto. En ese momento, tengo claro que debo escribir sobre esta tradición catalana, porque cuando viajamos, no sólo conocemos los museos, los monumentos y la comida de los lugares adonde vamos. Al viajar, irremediablemente nos sumergimos en la cultura y en las tradiciones de la ciudad o país que estamos visitando, como le pasó a este turista que se topó con una de las manifestaciones más conocidas del folclore catalán.

Castellers de Barcelona
La tradición de los castells (palabra catalana que quiere decir castillo) se remonta a hace más de 200 años. Se cree que su origen está en el "Baile de los Valencianos", como la moixiganga de Algemesí, del siglo XV. En las procesiones, se celebraban bailes que al final acababan con la construcción de una figura humana. Con el tiempo, estas torres humanas se fueron construyendo sin estar ya asociadas a los bailes, y la tradición se fue extendiendo poco a poco por toda Cataluña, Rosellón y las Islas Baleares.

Comenzando el castell
Actualmente es uno de los momentos estelares de las fiestas mayores de algunas ciudades y pueblos de Cataluña, como en Barcelona o Vilafranca del Penedès
Las colles (grupos de castellers, personas que participan en el levantamiento del castell) se reúnen en las plazas de las ciudades y levantan los castillos siguiendo una técnica precisa que varía según el tipo de estructura. Generalmente, el proceso comienza con la formación de una pinya de castellers, una base, que dará fuerza y estabilidad al conjunto, además de servir de colchón en el caso de que el castillo caiga.

Castell cayendo
Después, comienzan a subir por turnos los diferentes pisos de la construcción (entre 1 y 9 personas), situándose los más fuertes en los pisos inferiores y los más ágiles y ligeros en los superiores. La última persona en subir es el anxeneta, el niño que dará por coronado el castell al levantar y saludar al público desde lo alto de la torre humana. Una vez coronado, hay que descargar el castillo sin caer.

Castell coronado
La construcción del castell va acompañada de una melodía que indica la evolución de la construcción. Los instrumentos utilizados son la gralla (parecido a la dulzaina) y los timbales.

Los castells fueron declarados en 2010 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Actualmente se está llevando una campaña de promoción de esta tradición por todo el mundo. 



El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

2 comentarios:

Me encantaría usarlo en clase, no podrías escribirlo en catalán y añadirle unas preguntas de comprensión lectora??
La del granizado, again

Uy, uy, todavía no tengo nivel de catalán suficiente como para hacer posts en esta lengua, jeje.

Publicar un comentario en la entrada