Síguenos en Facebook

martes, 13 de septiembre de 2011

El Acueducto de los Milagros de Mérida


La ciudad de Mérida, capital de Extremadura, es famosa por su impresionante conjunto arqueológico romano, en el que destaca su imponente Teatro. No obstante, en mi última visita a la antigua Emerita Augusta, pude conocer otros lugares de interés que, si bien no tienen la fama del Teatro, bien merecen una visita. El Acueducto de los Milagros es un ejemplo de ello.




Este acueducto abastecía a la parte oeste de la ciudad de Augusta Emerita. Traía el agua desde el Embalse de Proserpina y serpenteaba unos 10 km hasta llegar a la ciudad. El principal escollo que debía salvar era la depresión del río Albarregas, para lo cual idearon un sistema de arquerías a lo largo de más de 800 metros con una altura de 25 metros (en la parte más profunda del río). Se compone de “esbeltos”, pero robustos, pilares construidos con ladrillo y granito (en la zona del Albarregas). En la actualidad podemos ver unos 73 pilares que se han conservado relativamente bien teniendo en cuenta el paso de los años, ya que data del siglo I d. C., en época Claudia o Flavia.




Su buen estado de conservación y su perfección técnica no sólo es algo que nos impresiona en la actualidad. En el pasado, otros pueblos también se quedaron asombrados ante tal obra de ingeniería, como en el caso de los árabes, que usaron una técnica de arcadas similar para dar altura a la Mezquita de Córdoba.




No es de extrañar que lo impresionante de la construcción, además de su buen estado, haya hecho que los emeritenses lo llamen “El acueducto de Los Milagros”, ya que a pesar del paso de los siglos y las guerras aún sigue estando en pie milagrosamente, como un testigo mudo de la rica historia de la antigua capital de Lusitania.





El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

2 comentarios:

me voy a meter en una maleta tuya y no me voy a perder detalle de nada, por cierto no se si habrás visto el acueducto de Segovia, pero me da la impresión de que está mejor conservado que este, en Tarragona existe un acueducto también muy importante

Merida es un rincón obligado para visitar, y este acueducto es uno de sus encantos. Un post muy bueno. Gracias Jose :)

Publicar un comentario en la entrada