Síguenos en Facebook

martes, 11 de octubre de 2011

Comillas, el Capricho de Gaudí

Para los viajeros que pululan por Cantabria, Comillas es una de las paradas obligatorias en nuestra ruta. Comillas es una pequeña localidad cántabra situada a pocos kilómetros de San Vicente de la Barquera y a sólo 48 de Santander. Algunas de sus visitas más recomendables (aparte del callejear sin rumbo, que es una buena manera de conocer un sitio) están la Universidad Pontificia y el Palacio de Sobrellano.






Entre sus calles, las primeras en recibir luz en el siglo XVIII gracias al alumbrado público, podemos encontrar algunas pinceladas de la época modernista, pero sin duda el máximo exponente de esta época que se puede encontrar fuera de Catalunya es el Capricho de Gaudí.


Este edificio proyectado por Gaudí fue en sus orígenes una residencia de verano encargada por el cuñado del Marqués de Comillas (Díaz de Quijano). Su importancia radica en que, además de ser uno de los pocos edificios del artista catalán que se pueden encontrar fuera de Catalunya, es el primero que proyectó junto a la casa Vicens de Barcelona. Lo que más nos llama la atención del edificio es el minarete con el que se culmina y la decoración de los muros exteriores. Díaz de Quijano era músico amateur, y puede verse reflejada su pasión por la música en algunas de las vidrieras del interior del edificio: dibujos de libélulas con guitarras, gorriones sobre pianos...

En el interior del edificio hay 8 habitaciones, además de un invernadero y terraza, reconvertidos ahora en una pequeña sala de exposiciones. En cada unas de las estancias los techos están decorados de manera distinta, haciendo cada habitación única.

No menos importante son la finca y el jardín que rodean el Capricho. Nosotros recomendamos visitarlo al atardecer, ya que con las últimas luces del día se puede ver un contraste de colores en la fachada y el jardín que es difícil apreciar en otros momentos.

En 1969 fue declarado bien de interés cultural y albergó un restaurante durante casi dos décadas. Hoy en día se puede alquilar para congresos, reuniones de empresa y celebraciones particulares. Como curiosidad, os contamos además que la película Primos, de Daniel Sánchez Arévalo, se grabó en Comillas, y que algunos de sus exteriores están tomados en el jardín del Capricho.

1 comentarios:

Tuve la ocasión de visitarlo este verano (y de refugiarme de la lluvia en su interior) y la verdad es que me gustó mucho, especialmente la simetría de las vigas en la planta superior... y el invernadero. Merece la pena hacerle una visita.

Publicar un comentario en la entrada