Síguenos en Facebook

martes, 26 de mayo de 2015

Hotel Calípolis, un hotel con vistas al mar en Sitges

Todas mis excursiones a Sitges, uno de los pueblos con más encanto de la costa de Barcelona, habían sido hasta ahora de un día. Y digo hasta ahora porque hace poco tuve la oportunidad de pasar un fin de semana en Sitges y alojarme en uno de sus hoteles, el Hotel Calípolis.
Vistas al mar desde el Hotel Calípolis Sitges
Vistas al mar desde el Hotel Calípolis Sitges
El Calípolis es un hotel de 4 estrellas situado en el centro de Sitges, en primera línea de mar. Es uno de los hoteles de Sitges más veteranos, con muchos años de historia a sus espaldas (se fundó a principios de la década de los 50), lo cual no quiere decir que sea un establecimiento anticuado. Al contrario, se ha ido remodelando y adaptando a los nuevos tiempos, y ahora luce un aire moderno.

Fachada del Hotel Calípolis Sitges
Fachada del Hotel Calípolis Sitges
En sus inicios fue el primer hotel de la cadena Hesperia, aunque hoy en día la gestión es privada. Cuenta con 170 habitaciones que pueden llegar a acoger a cerca de 400 personas en julio y agosto, principalmente clientes francófonos, británicos, rusos, alemanes y, cada vez más, norteamericanos, procedentes de grandes cruceros. Dado que la temporada alta se da en los meses de verano, quizás podría pensarse que este hotel sitgetano cierra sus puertas en las épocas de menor ocupación, como es el invierno, pero no es así, ya que la localidad presenta una gran afluencia de viajeros de negocios durante todo el año. Para hacernos una idea, un dato: Sitges es la segunda localidad donde más congresos y convenciones se celebran en Cataluña. Además, muchos de los clientes que viajan por trabajo a Barcelona prefieren alojarse en Sitges antes que en la ciudad condal, teniendo en cuenta la cercanía entre ambas ciudades (38 km), el tranquilo ambiente que se respira en ella, su patrimonio cultural (Cau Ferrat, Palau Maricel...) y el buen tiempo que la caracteriza. El macizo del Garraf tiene mucho que ver en esto, pues provoca un microclima que hace que tenga más de 300 días de sol al año.
Recepción del Hotel Calípolis Sitges
Recepción del Hotel Calípolis Sitges
Además, el Hotel Calípolis cuenta con 8 salas de reuniones y ofrece una importante oferta gastronómica y de restauración gracias a su Bar Terraza, en el exterior, junto a la piscina; a su Restaurante Mirador, con buenas vistas al mar; o el Restaurante Ágora, que ofrece una selecta carta de cocina mediterránea.  Además, cuenta con el Lizard CLC, que dejó atrás sus orígenes de restaurante (donde comieron personas de la talla del rey Don Juan Carlos) para convertirse en un lugar de referencia de la noche de Sitges, donde se celebran eventos temáticos y se puede escuchar música en directo. Con todo ello se están consolidando como una zona de restauración de referencia en la zona del Garraf.
Restaurante Mirador. lugar de desayuno del Hotel Calípolis Sitges
Restaurante Mirador. lugar de desayuno del Hotel Calípolis Sitges
Durante mi estancia en el Hotel Calípolis me alojé en una Habitación Doble con vistas al mar (también las hay con vistas a la montaña) de la tercera planta.

Habitación Doble con vistas al mar Hotel Calípolis Sitges
Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges

Detalle de bienvenida del Hotel Calípolis Sitges
Detalle de bienvenida del Hotel Calípolis Sitges
Hago hincapié en lo de "con vistas al mar", ya que ha sido uno de los detalles que más me han gustado de este hotel. He estado en algunos hoteles que se vendían como que tenían "vistas al mar" y al subir a la habitación te llevabas la sorpresa de que sí, efectivamente, tenían vistas al mar, que veías con ayuda de unos buenos prismáticos. Bueno, quizá estoy exagerando (la vena andaluza me tiene que salir por algún sitio), pero lo que quiero destacar es que desde la habitación del Hotel Calípolis se veía el mar casi a tus pies, a tan solo unos metros de distancia.

Vistas al mar desde la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Vistas al mar desde la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Además, la habitación cuenta con una terraza bastante grande, con una mesa y dos sillas, para disfrutar aún más la experiencia.

Terraza de la Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges
Terraza de la Habitación Doble con vistas al mar del Hotel Calípolis Sitges
Además, contaba con un amplio ventanal que dejaba entrar muchísima luz natural (que no cunda el pánico entre los que necesitan dormir con la máxima oscuridad posible, como es mi caso, ya que cuenta con cortinas opacas que contribuyen a que todo esté lo más oscuro posible).

Ventanal de la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
Ventanal de la Habitación del Hotel Calípolis Sitges
En cuanto a lo que a la habitación propiamente dicha se refiere he de decir que era bastante grande (entramos en un tema siempre peliagudo, el tamaño de las cosas, algo que es siempre muy relativo, pero, teniendo en cuenta que la habitación mide unos 25 metros cuadrados y mi minipiso 30 metros cuadrados, es normal que tenga la sensación de que sea grande, ¿no?).  La habitación estaba equipada con TV de pantalla plana con canales en español, inglés, francés, alemán y ruso; teléfono; aire acondicionado; escritorio y conexión Wi-Fi gratuita. El baño era también amplio, con una bañera grande y un kit de artículos de tocador de lo más completo, con gel, champú, crema hidratante, esponja...

Artículos de tocador del Hotel Calípolis Sitges
Artículos de tocador del Hotel Calípolis Sitges
Pasé una noche tranquila, si bien podía oír el arrullo de las olas y muy raramente algún que otro sonido algo menos relajante de la calle, consecuencia de la fiesta que hay en Sitges un sábado por la noche. No obstante, no tuve ningún problema en conciliar el sueño y no me desperté en mitad de la noche por los gritos de exaltación de la amistad que a veces se producen a ciertas horas de la madrugada.

En cuanto a mi experiencia gastronómica en el Hotel Calípolis de Sitges he de decir que fue toda una gozada. Desde el tentempié-merendola que disfruté en el Bar Terraza, pasando por el desayuno en el Restaurante Mirador, hasta la cena en el restaurante Ágora.

Merienda en el Hotel Calípolis Sitges
Endulzando la tarde en el Hotel Calípolis Sitges
Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo una pequeña selección de los entremeses que pude degustar durante la cena del Hotel Calípolis. ¡Atención! Las imágenes que vas a ver a continuación pueden generar una importante y repentina segregación de saliva en tu boca, que se traducirá en un ataque agudo de hambre (sobre todo, según a la hora en que estés leyendo este post).

Cena Hotel Calípolis Sitges
Cucharita con salpicón de bogavante

Cena Hotel Calípolis Sitges
Ensalada de manzana verde y salsa de togur

Cena Hotel Calípolis Sitges
Gazpacho de frutas

Cena Hotel Calípolis Sitges
Trío de postres en la cena del Hotel Calípolis Sitges

Como conclusión, puedo decir que mi estancia en Sitges fue de lo más agradable, no solo por el buen ambiente y la oferta cultural de la ciudad, sino también por la experiencia en el Hotel Calípolis Sitges.

Puntos fuertes del Hotel Calípolis Sitges

- La terraza y las vistas al mar desde la habitación.
- La ubicación en pleno centro (a no más de 10 minutos a pie de los Museus de Sitges y la Casa Bacardí) y a escasos metros de la playa.
- La oferta gastronómica y de ocio: bar, restaurantes, Lizard CLC.
- Alquiler de toallas gratuito para ir a la playa.

Puntos débiles del Hotel Calípolis

- Insonorización de la habitación


El autor

José Luis es un andaluz afincado en Barcelona desde hace ya un tiempo. Su pasión es descubrir nuevas culturas, viajar y escribir. Por ello realizó estudios de traducción e interpretación, una forma bastante acertada de aunar estas tres aficiones. Se define como una persona inquieta y curiosa, adicto a los viajes y al chocolate y amante del deporte, sobre todo el tenis. Prefiere los lugares tranquilos y solitarios y los rincones por descubrir.

6 comentarios:

La cena fue estupenda, y el placer de conocerte también. Sin embargo, lo que más me gustó fue la charleta de la sobremesa ¡Qué bien nos lo pasamos! Espero que estos momentos en Sitges se repitan. Saludos

Miryam! Un gustazo también conocerte! Muy buenos momentos los que pasamos por allí! La charla de la sobremesa inolvidable, con tantas risas y confesiones de fobias a aviones, fantasmas...
Seguro que se repetirá!
Un abrazo!

Chicos me apunto a repetir la sobremesa para ponerlos al día de las experiencias Cuarto Milenio ;-) y si tiene que ser en el hotel calipolis no voy a poner ninguna pega, me sentí muy a gusto por sus instalaciones, su personal y vuestra compañía!

Un abrazo!!

Anna, tendríamos que hacer una sobremesa al mes para ponernos al día de experiencias paranormales y fobias varias,jeje!
Un abrazo!

José Luís, acabo de descubrir tu blog, me maravilla el tiempo que habrás dedicado a esto y la ilusión con la que compartes tus viajes y descubrimientos... Me encanta viajar, aunque por motivos de tiempo y dinero lo hago controladamente... Enhorabuena, da gusto leerte! Joan

Hola, Joan!

Muchas gracias por tu comentario! Qué ilusión que te guste leerme. Cosas así son las que me siguen animando a escribir y compartir mis viajes.

Un saludo! ;)

Publicar un comentario en la entrada